Tecnología

Vente a vivir a un pueblo, la plataforma que te ayuda a mudarte al rural

vente a vivir a un pueblo

Si quieres abaratar tu coste de vida incluso más de un 80%, cambiar de aires, buscar un proyecto vital más pausado y sostenible o contribuir a la repoblación de la España vaciada, deberías conocer tu web de referencia: se llama Vente a vivir a un pueblo y está repleta de ventajas.

El inicio de la pandemia ha prendido la mecha de un cambio latente en los entornos urbanos: el de un éxodo inverso hacia entornos rurales por motivos dispares, desde el hacinamiento al ritmo de vida frenético, el coste cada vez más inasumible de la vivienda debido a la burbuja del alquiler o las condiciones laborales precarias que impiden llegar a fin de mes en muchas de las grandes ciudades españolas.

La crisis económica, las consecuencias para la salud física y mental del confinamiento o la búsqueda de proyectos de vida más sostenibles y con mejor calidad incentivan que algunos pueblos de nuestra geografía estén recibiendo sangre nueva, revitalizando su estructura socioeconómica y laboral y resucitando tras décadas de imparable envejecimiento y despoblación.

Para impulsar el cambio y proporcionar una herramienta digital al servicio tanto de los pueblos que deseen plasmar sus virtudes, servicios y características como de los usuarios que quieran tener datos de valor y una buena comparativa digital antes de hacer las maletas nace Vente a vivir a un pueblo, una completa plataforma online donde encontrar toda la información necesaria para cambiar de aires. Desde TICbeat charlamos con Ramón Pradera, periodista y director de esta exitosa iniciativa.

“Si tenemos en cuenta que el alquiler medio en Madrid es de 1.300 euros, hay muchas familias en situación de pobreza técnica. Pero con 800 euros puedes empezar un proyecto con muy buena calidad de vida”, destaca, subrayando que los gastos y el coste de vida se pueden reducir un 80%, mientras que las posibilidades de felicidad, educación y conciliación pueden mejorar un 200%.

El proyecto nace al descubrir que muchos urbanitas no tienen sencillamente ni la más remota idea de qué hacer ni por dónde empezar a la hora de irse a vivir a un pueblo. Para abastecer este hueco, la web pretende funcionar como un escapate fácil, atractivo y eficaz, cuya intuitiva interfaz funciona de un modo muy similar a Idealista.

“El gran elemento diferenciador de nuestra web son las videofichas”, apunta Pradera. Este formato de diez minutos de duración supera con creces a las fotos, ya que el equipo se desplaza y recopila de forma multimedia todo lo que una persona desea conocer antes de mudarse a un pueblo. ¿Hay colegio, supermercado y panadería? ¿Dónde está el centro de salud más cercanos? ¿Qué oportunidades laborales y de emprendimiento tengo a mi alcance? No pretenden ser vídeos virales, sino brindar sobre cada lugar información condensada, especializada y precisa. 

vente a vivir a un pueblo

La plataforma se dirige a cinco perfiles: personas que teletrabajan -ya que el teletrabajo ya ha subido al 20% y ha llegado para quedarse, permitiendo que las personas ya no tengan que anclarse a las ciudades ni a sus oficinas-; otras que por una necesidad económica se tienen que ir y quieren vivir más barato, invertir el dinero del paro o del finiquito y buscar nuevas oportunidades laborales; aquellos con un nivel de ingresos medio-alto que desean contar con una segunda residencia ante nuevos confinamientos; perfil extranjero que se muda desde otros países europeos -con especial hincapié en Reino Unido- y gente joven que quiere iniciar sus proyectos de vida y emanciparse en entornos rurales, una tendencia creciente.

Fabero, el pueblo de Castilla y León que se va a digitalizar por completo

“La economía española cayó en el 2008 un 4% y se calcula que en 2020 caerá un 13%. Va a haber muchos problemas y esta es una herramienta que puede brindar a la gente soluciones económicas”, apunta Pradera. El buscador permite filtrar por provioncias, escoger la distancia a la ciudad, la cantidad de población deseada, la conectividad a Internet o las conexiones de tren, avión y autobús.

Vente a vivir a un pueblo

En el mapa también pueden buscarse viviendas en venta o en alquiler, ayudas o subvenciones, ofertas de trabajo locales, opciones de guarderías, colegios o institutos y también instalaciones deportivas. Todos los filtros están destinados a personalizar la búsqueda de cada persona y encontrar su pueblo idóneo. 

A su vez, los pueblos y administraciones públicas pueden contactar con Vente a vivir a un pueblo para que el suyo aparezca en la plataforma: los profesionales de la web contarán las ventajas de estos lugares llenos de belleza, servicios y oportunidades. Asi, la web funciona como puente entre ciudadanos y lugares.

vente a vivir a un pueblo

“El detonante ha sido el COVID, pero la tendencia ha llegado para quedarse. Estamos llegando a una redistribución demográfica nueva basada en la justicia, en la salud, en y en la calidad de vida”, indica el director fundador de la iniciativa. “Llegamos a pagar una bestialidad por la vivienda en las ciudades en comparación con los sueldos, de los que destinamos hasta un 70% en las grandes ciudades”. 

“Las ciudades están saturadas y es imposible en ellas desarrollar planes vitales y empresariales”, diagnostica. “El 85% de los pueblos que aparecen en nuestra plataforma ya tienen fibra óptica y el resto están haciendo tareas titánicas para tenerla en 2021”. El gran elemento diferenciador es este, y se trabaja para que la brecha digital se cierre más todavía y una conexión potente favorezca oportunidades de emprendimiento desde el rural.

9 de los pueblos más extraños del mundo

“Hay pueblos grandes como Ribadesella, A Estrada o Cangas de Onís, y pueblos más pequeños como Villallón. Hay un pueblo para la necesidad de cada familia. Sin ir más lejos en Salmeroncillos, un pueblo de Cuenca, están todas las viviendas disponibles alquiladas o vendidas. Incluso hay alcaldes que están buscando opciones para construir y habilitar nuevos planes de reordenación urbana”, apunta. 8 de cada 10 pueblos con los que han contactado se han sumado a la web, y los que no lo han hecho -como Pedraza, en Segovia- no pueden aunque quieren debido a la falta de vivienda disponible.

El éxito hasta el momento es tan aplastante como esperanzador. “Estamos desbordados de emails y llamadas y los pueblos también”. Si tú también te lo estás pensando, dale a clic.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.