Tecnología

Una sola mascarilla puede liberar 173.000 microplásticos: la amenaza de la basura covid para la vida silvestre

coronavirus

La basura derivada de la pandemia implica serios problemas para la vida silvestre, tal y como subrayan diversos estudios recientes. Los animales se enredan, comen y se intoxican con las mascarillas, mientras que una sola de ellas puede liberar hasta 173.000 microplásticos al medio ambiente.

Solamente durante el pasado año, 1560 millones de mascarillas acabaron en los océanos. Y es que aunque sean el recurso más socorrido para frenar la transmisión del SARS-COV-2, estos elementos no reutilizables traen consigo el surgimiento de un nuevo tipo de plástico de un solo uso en forma de equipo de protección personal (EPP), que incluye a las mascarillas y los guantes desechables.

Investigadores australianos descubren cómo convertir mascarillas usadas en carreteras

Varios estudios alertan del deterioro que este tipo de basura intrínsecamente ligada a la pandemia puede originar en la vida silvestre. Una investigación publicada el 23 de marzo en Animal Biology ofrece la primera descripción general de cómo el EPP está afectando directamente a los animales al atraparlos o enredarlos, o al confundirse con su alimento. “Los materiales diseñados para mantenernos seguros en realidad están dañando a los animales que nos rodean”, advierten los autores.

Otro estudio que vio la luz el pasado 30 de marzo de la mano de la organización benéfica Ocean Conservancy, enfatiza el alcance de la contaminación por EPP en el medio ambiente. El informe encontró que los voluntarios de la Limpieza Costera Internacional (ICC) de la organización recogieron más de 100.000 artículos de EPP de las costas y vías fluviales durante los últimos seis meses de 2020. Y esa cifra solamente es la punta del iceberg.

Consecuencias de animales enredados en las mascarillas: lesiones y muerte

“Todo comenzó durante una de nuestras limpiezas en los canales de Leiden, cuando nuestros voluntarios encontraron un guante de látex con un pez muerto atrapado en el pulgar”, dicen los coautores del estudio publicado en Animal Biology, Auke-Florian Hiemstra de Naturalis Biodiversity Center y Liselotte Rambonnet de la Universidad de Leiden. “También en los canales holandeses, observamos que un ave acuática, la focha común, usaba mascarillas y guantes en sus nidos”.

Buceando en redes sociales y medios de comunicación para recopilar diversas incidencias de animales que interactúan con este tipo de plástico, encontraron el primer caso conocido de un animal fallecido a causa del EPP: un petirrojo estadounidense en la Columbia Británica, Canadá, que se enredó con una mascarilla el 10 de abril de 2020.

Primera víctima de la basura de COVID-19, un petirrojo americano (Turdus migratorius) enredado en una mascarilla en Chilliwack, BC, Canadá, el 10 de abril de 2020.

Primera víctima de la basura de COVID-19, un petirrojo americano (Turdus migratorius) enredado en una mascarilla en Chilliwack, BC, Canadá, el 10 de abril de 2020.

Otros animales que se han enredado con mascarillas incluyen un zorro en el Reino Unido, un pez globo en Florida y dos cangrejos en Francia. También se ha observado que los animales comen estos residuos. Entre otros casos, se encontró una mascarilla dentro del estómago de un pingüino de Magallanes en Brasil. Se documentaron gaviotas peleándose por este desecho como si fuese un alimento en Reino Unido y también se observó a macacos de cola larga masticando mascarillas en Malasia. Numerosos perros y gatos también han comido PPE.

Además, las mascarillas y los guantes contribuyen a agravar el problema de los microplásticos, ya que las fibras de sus polímeros pueden descomponerse con el tiempo. Una sola mascarilla desechable puede liberar hasta 173.000 de estas fibras microplásticas en el medio ambiente. Aunque todavía no se conoce el impacto verdadero de los microplásticos, se saben que son ingeridos por el plancton, los peces larvas y filtradores como ostras y vieiras, abriéndose camino en la red alimentaria marina hasta los animales más grandes y por supuesto, también los humanos.

¿Qué puedes hacer para ayudar en el problema?

Los investigadores apuestan por los productos reutilizables y además, por la adecuada gesttión de los residuos. Corta siempre las gomas de las mascarillas, jamás las tires en un espacio natural ni por el WC, reduce el uso de plástico, especialmente de un solo uso e integra en tu día a día los principios de la economía circular.

Fuente | TreeHugger

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.