Tecnología

Un youtuber consigue que el robot Spot orine cerveza cuando se lo pida

Un youtuber consigue que el robot Spot orine cerveza cuando se lo pida

No es un sueño de Isaac Asimov, sino la última proeza de un imaginativo youtuber. Michael Reeves ha conseguido con un código rápido y un trozo de tubería que el robot Spot de Boston Dynamics identifique vasos y libere un chorro de cerveza sobre ellos.

El perro robótico más conocido del mundo, Spot, ocupa muchas portadas por su carácter multidisciplinar, versátil y en ocasiones, polémico y al servicio de propuestas bélicas. Si en otras ocasiones ha participado en las filas del ejército francés, se ha preparado para explorar cuevas marcianas, ha sido inspector en obras de construcción o ha vigilado que se cumpla la normativa relacionada con la pandemia, en esta ocasión se presta para un propósito más divertido: orinar cerveza para gusto y disfrute de un creativo youtuber. 

El autómata cuadrúpedo se ha convertido en el juguete del youtuber Michael Reeves, que lo ha transformado en el mejor compañero de bebida. Tal y como muestra en u vídeo que suma más de 7 millones de reproducciones desde su lanzamiento el pasado 9 de abril, Spot puede identificar vasos en el suelo, colocarse sobre ellos y liberar un chorro de cerveza, como si orinase esta bebida alcohólica sobre el recipiente. 

La razón científica por la que consideras siniestros a los robots

Como señala Reeves en el video, no es un producto refinado. “Piss bot está funcionando a la perfección. El 35 por ciento del tiempo , celebra. Pero sigue siendo algo absolutamente increíble de hacer, además de un ejemplo divertido de ingenio a través de la programación de código y la robótica.

Es más que posible que la compañía no esté demasiado de acuerdo con este uso de su autómata, que ha sido en otras ocasiones equipado con una pistola de paintball o participado en ejercicios de combate. Aunque desde hace un año está disponible a nivel comercial, Spot sigue sin ser fácil de conseguir, empezando por su precio. Cada ejemplar tiene un coste de 75.000 dólares. 

Puedes ver a continuación el experimento completo.

Fuente | The Verge

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.