John Rich, jefe de Operaciones de la Sección de Vehículos Autónomos de Ford, calcula que la vida útil de los vehículos dotados de conducción autónoma no será mayor de cuatro años.

El coche autónomo será una realidad para el año 2026

Y no por problemas de la tecnología, calidad de la fabricación u obsolescencia programada, sino porque está convencido de que “los coches autónomos se usarán tanto que quedarán exhaustos en cuatro años”.

Las ventas de coches no bajarán, sino todo lo contrario

Esto puede ser una buena noticia para los fabricantes que ya veían en los coches autónomos al responsable de un posible descenso de ventas.

Hay expertos que adelantan que cuando el coche autónomo sea una realidad habrá un importante descenso de la demanda a nivel particular, ya que los conductores preferirán alquilar los vehículos en plataformas de movilidad compartida.

Por el contrario, John Rich está convencido de que la llegada del coche autónomo hará que el coche se use más que nunca.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es