Tecnología

El coronavirus también reduce el ruido sísmico del planeta

tierra descansa

La actual pandemia ha paralizado aviones, coches, trenes, empresas, motores, engranajes y mucho más. Con ello, el movimiento sísmico de la Tierra también se ha visto reducido entre un 30% y un 50% en lugares como Bruselas.

El coronavirus propicia que el planeta se esté tomando un respiro, de forma tan literal como figurada. No es solo que la naturaleza salvaje haya recuperado temporalmente el lugar que le corresponde, que las emisiones contaminantes se hayan reducido por la paralización de la industria o el tranposrte, mejorando sustancialmente la calidad del aire, o que las aguas costeras se hayan vaciado de cruceros, sino que el ruido sísmico también ha experimentado una notable bajada. 

Así es Nerigo, el peculiar sistema coreano para evacuar un edificio en llamas

Según los sismólogos, la reducción drástica en el ajetreo y el ajetreo humano está causando que la Tierra se mueva menos. Thomas Lecocq, geólogo y sismólogo del Observatorio Real de Bélgica, percibió que la capital del país, Bruselas, está experimentando una reducción del 30 al 50 por ciento en el ruido sísmico ambiental desde que comenzaron los bloqueos, como informa CNN.

Investigadores en Los Ángeles y en el oeste de Londres, Reino Unido también percibieron una tendencia similar. Sin embargo, aquellos sismólogos que recopilan datos de estaciones remotas lejos de la civilización humana podrían no ver ningún cambio, según recoge Nature

bélgica

Crédito: Nature

.

La información disponible evidencia que los datos recopilados por los sismólogos se están volviendo más precisos, capaces de detectar incluso los temblores más pequeños, a pesar del hecho de que muchos de los instrumentos científicos en uso hoy en día están cerca de los centros de las ciudades.

Una reducción de ruido de esta magnitud, generalmente solo se experimenta brevemente durante la Navidad, como indicó el propio Thomas Lecocq.

Bajada n del ruido sísmico provocado por el hombre las dos últimas semanas del año en plena Navidad. La línea verde denota el ruido promedio. | Imagen: Thomas Lecocq

Bajada n del ruido sísmico provocado por el hombre las dos últimas semanas del año en plena Navidad. La línea verde denota el ruido promedio. | Crédito: Thomas Lecocq

 

Según señalaba en su blog el prestigioso meteorólogo Mario Picazo, “el menor ruido sísmico podría ayudar a detectar terremotos más pequeños y así mejorar el monitoreo de la actividad volcánica y otros eventos sísmicos”.  Durante este tiempo los sismólogos pueden ahondar en las causas naturales de algunos fenómenos, sondear la corteza terrestre mediante las olas oceánicas o avanzar en la precisión de la medición.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.