Tecnología

The Interceptor, el peligroso dron de guerra autónomo que ya se vende en Silicon Valley

The Interceptor, el peligroso dron de guerra autónomo que ya se vende en Silicon Valley

Anduril, la polémica startup de defensa militar, ha revelado su nuevo dron destructor. The Interceptor defiende el espacio aéreo de otros drones y ya ha sido enviado a zonas de conflicto, según informa Bloomberg.

Anduril, la startup de defensa militar fundada por una de las figuras más polémicas de la industria tecnológica, ha revelado su nuevo dron destructor.

Anduril fue fundada por Palmer Luckey, que también creo Oculus, adquirida por Facebook en una operación millonaria. La startup se ha dedicado desde sus inicios a la tecnología militar y el dron que acaba de presentar revela que la compañía está empezando a tomar el peligroso camino de las armas autónomas. 

En una demostración a Bloomberg, la startup ha explicado lo que puede hacer el dron, que básicamente consiste en identificar y enfrentarse a otros drones de combate y destruirlos.

El objetivo del dron es defender el espacio aéreo de ataques con drones militares similares o cualquier otro dispositivo.

La máquina, llamada The Interceptor, ya ha sido enviada a bases militares y zonas de conflicto, aunque la compañía no ha querido especificar localizaciones.

La financiación que ha conseguido recientemente la startup ha elevado su valoración a 1.000 millones de dólares. Entre los inversores estaban algunos de los fondos de inversión de riesgo más importantes de Silicon Valley, como Andreessen Horowitz.

Anduril también habría recibido respaldo económico de Peter Thiel, cofundador de Paypal y fundador de Palantir, a través de su fondo  Founders Fund. 

Palantir nació en 2004 para servir un propósito parecido al de Anduril. Entre sus clientes se encuentran la comunidad de inteligencia de Estados Unidos y gobiernos locales. De hechos, antiguos directivos de Palantir ocupan ahora cargos en Anduril.

Las críticas por la relación de Anduril con el gobierno aumentan la controversia en torno a su fundador

Mientras que los trabajadores de GoogleAmazon y otras compañías tecnológicas se han vuelto contra su empresa cuando ha intentado colaborar con los gobiernos y las fuerzas del orden en materia de defensa y videovigilancia, Anduril tiene una filosofía completamente diferente.

“Aquí les decimos a los candidatos cuando entran por la puerta: te estás apuntando a construir armas”, dejan claro desde la compañía en una entrevista concedida a Bloomberg. 

No es la primera colaboración de Anduril con el gobierno. Ya consiguió contratos para construir sistemas de vigilancia en bases militares y a lo largo de la frontera mexicana, utilizando torres y drones con cámaras. El programa procesa los datos de campo, alertando a los oficiales y soldados de posibles anomalías.

Por qué el ejército estadounidense envía mensajes secretos en una bolsa de judías

Algunos de los contratos de Anduril con las fuerzas militares han llegado a alcanzar cifras de más de 13 millones de dólares.

La estrecha relación con el gobierno generó críticas a una startup con una reputación dudosa por el perfil de su fundador, Palmer Luckey.

Luckey creó Anduril en 2017 tras ser despedido de Facebook, que le había comprado Oculus por 2.000 millones de euros. Según el fundador, la compañía prescindió de él por su ideología de derechas, algo que ha sido negado por el propio Mark Zuckerberg.

El fundador de Anduril siempre ha defendido la postura de su startup y critica la negativa de otras compañías a desarrollar tecnología militar para Estados Unidos.

“Estados Unidos necesita centrarse en las tecnologías que van a ganar las próximas guerras, no en las que ganaron las últimas”, dice Luckey en una entrevista con NBC News. “Y las empresas de tecnología que deberían resolver estos problemas se niegan a hacerlo.

*Artículo original publicado por Ana Zarzalejos en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.