Tecnología

Telegram renuncia a su proyecto de lanzar criptomoneda propia

Telegram abandona el proyecto de lanzar criptomoneda propia

En un caso similar a lo sucedido con Facebook y Libra, Telegram ha abandonado su proyecto de blockchain para monetizar el servicio de mensajería. Te explicamos las razones de esta decisión.

Ser una empresa que funciona a nivel mundial y triunfa con su aplicación es síntoma de que se ha realizado una buena labor en desarrollo y en la lectura de las necesidades de los usuarios. Sin embargo, no significa que el salto a otras áreas vayas a tener éxito.

Bajo el nombre de TON, Telegram lleva tres años trabajando con la intención de crear una aplicación descentralizada, que se monetice mediante blockchain y cuente con su propia criptomoneda, un proyecto especialmente arriesgado y ambicioso.

A pesar de haber logrado generar noticias en todo este tiempo, no se han visto grandes avances más allá de los publicitarios y, en los últimos tiempos, algunas sombras sobre su financiación que parecen haber desembocado en esta retirada de los planes. Ahora, sin esta vía, Telegram se sigue enfrentando a la misma cuestión: cómo hacer económicamente viable la aplicación.

7 curiosidades impactantes sobre el bitcoin que seguro que no conoces

Hay que recordar que Telegram puede llegar a los 500 millones de usuarios en cuestión de meses y carece de publicidad, recogida de datos de usuarios u otras estrategias que utilizan distintas empresas para que sean económicamente viables las aplicaciones. El proyecto TON nacía con esa idea, obtener un beneficio sin cambiar las condiciones para los usuarios.

Los 1.700 millones de dólares que obtuvo Telegram para sacar adelante el proyecto están siendo investigados en este momento por parte de la Securities and Exchange Commission – SEC y desde Estados Unidos se ha realizado un esfuerzo por frenar los planes de Telegram. Además, esta aplicación ha sufrido grandes problemas también en Rusia, de donde es originaria, por su potente cifrado.

El anuncio del abandono del proyecto ha llegado por parte de Pavel Durov, CEO de Telegram, a través de su blog oficial, donde ha repartido culpas entre inversores que buscaban un beneficio económico ajeno al que siempre se ha intentado por parte de la aplicación. Además, ha valorado de forma negativa la intervención de Estados Unidos.

En todo caso, Telegram continuará buscando el modo de seguir adelante con una aplicación de mensajería que para muchos se ha transformado en esencial ante los fallos de seguridad que se han vivido continuamente en WhatsApp. Veremos qué camino sigue.

*Artículo original publicado por Ekaitz Ortega en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com