Tecnología

Retransmisión confusa: una IA confunde al árbitro calvo con el balón

Retransmisión confusa: una IA confunde al árbitro calvo con el balón

Implementar una tecnología que todavía no está totalmente desarrollada es un riesgo, tal como comprobaron los seguidores de un equipo de fútbol escoces cuando quisieron ver un partido.

Existe cierto debate sobre la funcionalidad real que tienen algunas tecnologías. Una de ellas es el reconocimiento facial, donde podemos encontrar habitualmente noticias sobre fallos al identificar a personas, pero los hay en otro tipo de servicios. Un buen ejemplo se vivió hace unos días cuando un equipo de fútbol sustituyó a los cámaras por una IA que retransmitiría sola el partido.

Hemos podido ver la implementación de drones, el VAR o distintas clases de nuevas tecnologías en el deporte profesional, una buena área de negocio por los presupuestos que tiene. Que una IA dirigiese la cámara siguiendo al balón es algo nuevo, aunque, por lo que parece, todavía le queda mucho por mejorar.

4 alucinantes obras de arte creadas con Inteligencia Artificial

Los aficionados del equipo escocés Inverness Caledonian Thistle FC que quisieron seguir el último partido encontraron una retransmisión confusa: la cámara enfocaba constantemente al juez de línea y no la jugada. El motivo era que confundía su cabeza con el balón de fútbol.

Según el comunicado realizado por el club de fútbol, en ese partido se estrenó una IA, el “sistema Pixellot utiliza cámaras con tecnología de seguimiento de pelota incorporada“, que además retransmitía en HD. Pero parece que las pruebas realizadas no habían sido con ningún juez de línea, o jugador, que estuviese calvo.

Durante el partido se realizaron muchos comentarios por parte de los aficionados que lo disfrutaban en sus hogares a causa de la pandemia de coronavirus, uno de los motivos para usar esa tecnología. La mayoría de ellos acabaron por ser de enfado o burla.

Para comprobar los problemas que tenía el sistema, podéis ver este vídeo que compartió un aficionado y que muestra cómo la IA que dirige la cámara se desentiende de la jugada para enfocar una y otra vez al juez de línea.

Más allá de lo divertido que le pueda parecer a algunas personas, este fallo evidencia que la tecnología no estaba lo suficientemente preparada como para realizar la labor para la que se había comprado. Aunque es probable que con unas ligeras mejoras ya pueda seguir el balón y no centrarse otros elementos.

*Artículo original publicado por Ekaitz Ortega en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com