Tecnología

¿Qué tiene que ver el Bluetooth con un rey escandinavo del siglo X?

¿Qué tiene que ver el Bluetooth con un rey escandinavo del siglo X?

¿Sabías que Bluetooth no se iba a llamar así? Tiene un significado más enrevesado del que crees y te lo vamos a contar en este reportaje. Un rey medieval escandinavo tiene mucho que ver.

Ha existido durante 20 años. Ves el nombre y el logotipo icónico en prácticamente en todos los dispositivos que posees: auriculares, altavoces e incluso cepillos de dientes incluyen ya Bluetooth.

Como es el caso con la mayoría de los nombres de productos que encontramos todos los días, a menudo das por sentado que se llaman simplemente cómo se llaman. Un frappuccino es un frappuccino porque suena sabroso, ¿verdad? En realidad, es un capuchino helado.

Pero, ¿qué pasa con Bluetooth? ¿Cuál es la explicación tan obvia y divertida de la tecnología que te hizo pensar que extraños en el autobús te estaban hablando cuando en realidad solo estaban hablando por teléfono?

Resulta que Bluetooth lleva el nombre de un rey escandinavo del siglo X

Harald «Blåtand» Gormsson fue un rey vikingo que gobernó Dinamarca y Noruega desde el año 958 hasta el 985. Hay muchos logros que se le atribuyen, pero el mayor de todos es que unió Dinamarca y Noruega bajo su gobierno.

Gormsson también era conocido por su diente muerto, que tenía un tono azul muy oscuro. Era tan prominente que su apodo era Blåtand, que literalmente se traduce del danés como «Bluetooth» (diente azul, en inglés). 

Pero, ¿qué tiene esto que ver con una tecnología inalámbrica que te permite usar el manos libres mientras conduces? 

Más de 1,000 años después, concretamente en el 1996,  la tecnología de radio de corto alcance estaba en sus primeras etapas: Intel tenía un programa llamado Biz-RF, y la compañía sueca de telecomunicaciones Ericsson tenía MC-Link y Nokia tenía RF de baja potencia. Las tres potencias reconocieron rápidamente que la mejor manera de impulsar la tecnología dentro de la industria y evitar la fragmentación sería crear un único estándar inalámbrico.

En diciembre de ese año, representantes de cada grupo se reunieron en la planta de Ericsson en Lund, Suecia, para planificar su tecnología. Sin embargo, antes de que pudieran comenzar, decidieron que necesitaban un nombre clave para el proyecto mientras estaba en desarrollo.

El representante de Intel, Jim Kardash, sugirió que el nombre temporal sea «Bluetooth», y su razonamiento fue simple. 

«King Harald Bluetooth… fue famoso por unir a Escandinavia del mismo modo que pretendíamos unir las industrias de PC y celulares con un enlace inalámbrico de corto alcance», escribió en una publicación de blog .

Kardash explicó que cuando la tecnología estuvo a punto de lanzarse y era momento de elegir un nombre permanente, Bluetooth no estaba contemplado.

Los dos principales contendientes fueron RadioWire (la propuesta de Intel) y PAN (para Personal Area Networking, la propuesta de IBM).

En abril de ese mismo año, la junta votó por el nombre oficial que fue a PAN en una votación de 4-1. En este punto, todo el mundo empezó a usar el nombre PAN y estaba a 4 semanas del lanzamiento.

Aproximadamente una semana después, se convocó una reunión de emergencia. Las otras empresas miembros habían realizado una búsqueda de marca en la palabra PAN y supusieron que sería un mal candidato para una marca: una búsqueda en Internet produjo decenas de miles de resultados.

Resultó que no se realizó una búsqueda de marca registrada en el nombre de respaldo (Radio Wire) y el único nombre con él se pudo iniciar el lanzamiento en poco tiempo fue Bluetooth.

De alguna manera, la historia del origen de Bluetooth no termina ahí. Una vez que la tecnología tuvo un nombre oficial, también necesitaba un logotipo. 

Si te estás preguntando si el de Bluetooth es solo una ‘B’ escrita en una fuente de mal gusto de los 90, la respuesta en no.

Ese logotipo «B» es en realidad las iniciales del viejo rey Blåtand escritas en antiguas runas danesas.

Así que ahí lo tienes. Bluetooth se llama así porque sus desarrolladores eran grandes nerds de la historia y no pudieron tener una mejor idea.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider