Motor Tecnología

¿Qué sucede al echar gasolina de menos octanaje en tu vehículo?

Estas son las ventajas de la nueva gasolina de 100 octanos

Pongamos que tu coche bebe gasolina 98 y empiezas a mirar por el ahorro y a echarle de 95. ¿Cuáles serían las consecuencias del cambio de octanaje?

Todos sabemos que cuando compramos un coche nuevo, todo son mimos. Hasta que pasa el tiempo y poco a poco vas dejando de cuidarlo como hacías al principio, como en realidad se merece. De hecho, respetar los tiempos de calentamiento y enfriamiento, comprobar el nivel de aceite y otras tareas rutinarias son claves para alargar la vida de tu vehículo. Y otro punto importante es echarle la gasolina que le corresponde. Pero, ¿qué es lo que pasa si echas gasolina de menos octanaje?

¿Qué pasa si echas gasolina de menos octanaje?

Si se trata de algún momento puntual, las consecuencias de echar gasolina de menos octanaje no van a ser evidentes. Ni te darás cuenta, porque lo cierto es que no pasará nada. Pero si esta tendencia se mantiene en el tiempo y a un motor en el que la recomendación del fabricante es que se le alimente con gasolina de 98 octanos pasas a echarle gasolina de 95 octanos, sí que lo vas a notar. Porque habrá cosas que no funcionarán como deben funcionar y afectará al rendimiento y a la fiabilidad del propulsor.

Dónde están las gasolineras low-cost con la gasolina más barata de España

Una cosa es que la nueva gasolina de 100 octanos pueda ser solo postureo. Pero también debes tener en cuenta que si la marca recomienda que utilices gasolina de 98, es por algo. No pienses que se trata de una conspiración entre las petroleras y los fabricantes de automóviles, una estrategia de marketing para vendernos el combustible más caro. Hay mucho más detrás de echar el octanaje correcto de la gasolina. Pero antes de nada debes saber que el octanaje indica la resistencia a la detonación del combustible cuando este se comprime dentro de los cilindros.

Una mujer empapa en gasolina al hombre que intentaba robar un coche

Así que el mayor de los riesgos de poner un octanaje inferior al que nos dice la marca es, principalmente, que el combustible acabe por explosionar de forma espontánea con menor temperatura y presión a la que está acostumbrado el motor. Además, si se trata de una mecánica lo suficientemente potente y sofisticada como para que el fabricante diga que hay que echarle gasolina de 98, la gasolina de 95 octanos podría provocar que pisar a fondo el acelerador se generasen combustiones espontáneas y no controladas. Algo que podría derivar en averías serias en el motor.

Una de las más importantes sería el picado de las bielas. No obstante, también es cierto que los motores modernos tienen sensores de picado que se encargan de que esto no pase controlando los tiempos de encendido para que no haya detonaciones sin controlar. Eso sí, lo que es muy posible que notes es una bajada en el rendimiento del coche, advirtiendo algo menos de potencia de lo que estás acostumbrado. En cualquier caso, si se trata de algo puntual no pasará nada, pero mejor que no ocurra asiduamente…

*Artículo original publicado por Víctor Delgado en Topgear.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.