Tecnología

¿Qué son y en qué consisten los bio-bots?

robot suave

Seguro que alguna vez habréis visto algún bio-bot en acción, sus vídeos suelen propagarse con facilidad por la red pero, ¿sabéis qué son o en qué consisten?

La robótica ya no es algo que solo veamos en las novelas de ciencia ficción, ha pasado a la realidad convirtiéndose en un sector apasionante dentro de la industria tecnológica del que han surgido máquinas que han dado la vuelta al mundo. Actualmente la robótica vive una de sus mejores etapas en la que la ciencia y la tecnología han alcanzado un nivel importante para desarrollar una gran cantidad de proyectos que hasta hace poco parecían inviables.

Hoy en día diseñan todo tipo de robots, pero hay unos que captan más la atención del público que otros, llenando las redes sociales de vídeos curiosos con las hazañas que pueden realizar. Son los llamados Bio-bots, un tipo de robot cuyo diseño está inspirado en la naturaleza, pero principalmente en animales.

Los científicos siempre se han inspirado en la madre naturaleza pues todavía nos queda mucho por aprender de ella. La forma en la que muchos seres vivos consiguen desplazarse por este mundo, muchas veces con mayor agilidad que los propios humanos, ha llevado a los investigadores a diseñar robots con formas parecidas a animales para que sean capaces de llegar donde nosotros no podemos y ser nuestros ojos e incluso manos en un sin fin de situaciones.

Así son los robots que nacen en España para revolucionar el futuro a nivel global

Los Bio-bots abren todo un mundo de posibilidades. Desde realizar reparaciones en la construcción hasta explorar el medio marino o incluso otros planetas. Así, también son perfectos para localizar víctimas en zonas devastadas por alguna catástrofe natural. Veamos algunos de los mejores ejemplos.

Abejas marcianas

marsbee abejas

El reducido tamaño de las abejas no es proporcional al enorme impacto que tienen en el equilibrio de nuestro planeta. Ingenieros de la NASA han decidido crear abejas robóticas para explorar Marte allí donde los rovers no pueden llegar.

El proyecto llamado Marsbee, busca desarrollar un robot que cumpla con la anatomía de estos seres y tiene como principales retos mejorar la aerodinámica del vuelo del bio-bot así como reducir el consumo energético al mínimo, para que la batería sea lo más pequeña posible.

SpotMini

Spot Mini

Los robots de Boston Dynamics probablemente sean los más virales de la red, siendo SpotMini el último de su gran familia androides. Inspirado en los perros, es capaz de subir y bajar escaleras sin titubear, recoger una lata y tirarla a la basura e, incluso poner el lavavajillas; también puede abrir puertas incluso superando los obstáculos colocados por un humano.

Snakebot

Snakebot

Junto con los insectos, las serpientes son uno de los animales que más parecen inspirar a los ingenieros. Su tamaño pequeño y capacidad de arrastrarse por cualquier espacio y superficie son sus principales ventajas. Robots como este de la Universidad de Carnegie Melon abundan en la industria.

En vez de colmillos, se les instala una cámara en los que podría considerarse como la cabeza para poder ver por ejemplo dentro de las alcantarillas o en tuberías o entre escombros.

Robótica suave

robotica suave

Pero, ¡ojo!, existen otro tipo de bio-bots que van más allá. Se les conocen también como robots biohíbridos y combinan la robótica con células o tejido muscular vivo. La electricidad o la luz provocan que el tejido celular se contraiga y doble el esqueleto artificial del robot, haciendo que este se arrastre o incluso nade.

Un ejemplo increíble es la Manta Robótica Biohíbrida construida con células del corazón que reaccionan a los rayos con impulsos que la permiten nadar por el agua.

Este tipo de androides, forman parte de una rama de la robótica conocida como Robótica Suave que intenta crear robots con materiales blandos similares a los de los organismos vivos. Estas características hacen que sean robots más flexibles y mucho más seguros cuando trabajan con personas en ámbitos como el de la medicina.

Otro ejemplo de robot blando sería el Octobot, un pequeño pulpo creado por el Instituto Wyss de Harvard sin ningún componente sólido. La piel es de silicona y las reacciones químicas de los microfluidos de su interior impulsan el movimiento de los tentáculos.  Acordaros de él, porque Octobot representa el principio de lo que serán las futuras máquinas autónomas blandas.

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.