Tecnología

¿Qué es LIDAR y en qué consiste?

¿Qué es LIDAR y en qué consiste?

Los tenemos a nuestro alrededor, pero no reparamos en su utilidad tanto como deberíamos. ¿Sabéis qué es un sensor LIDAR y en qué consiste? Os lo contamos.

Es muy posible que hayáis oído hablar de este tipo de sensores si sois aficionados a la conducción y si seguís las noticias sobre coches autónomos. Los sensores LIDAR son uno de los elementos que permiten a estos vehículos reconocer el entorno, como si fueran los ojos del conductor, pero no es el único campo en el que se están utilizando estos sensores.

El nombre de LIDAR, en realidad, es un acrónimo (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) que podría traducirse como sistema de medición y detección de objetos mediante láser. Sí es un láser y no sólo se utiliza para mejorar al autonomía de los coches, la topografía es otro ámbito donde tienen mucha importancia.

¿Cómo funcionan? Los LIDAR son sensores que emiten rayos de luz. Cuando ese rayo topa con un objeto, rebota y vuelve a la posición en la que se encuentra el sensor LIDAR. Calculando el tiempo que tarda el rayo láser en ir y volver se puede descifrar la distancia que hay entre el sensor y cualquier otro objeto.

Para eso es necesario contar con el emisor de rayos láser infrarrojos, un lente que recoja los haces de luz cuando rebotan y un chip o sistema que procese todos esos datos hasta construir un mapa 3D de la escena que hay delante del sensor.

Existen dos tipos de sensores, los fijos y los giratorios o de 360 grados. Los fijos, por ejemplo, cuando se usan para la conducción, se sitúan en la parte alta del parabrisas o en los laterales del vehículo para conseguir un espectro de visión mayor y algunas veces integran una cámara que registra las líneas de la calzada y las señales de tráfico.

Mientras, los giratorios se usan principalmente en topografía, para estudiar el relieve de un terreno. Sin embargo, se han adaptado también para los coches y los podéis ver en el techo de los prototipos de coches autónomos, como este de Apple que forma parte del Proyecto Titan.

Going to need more than 140 characters to go over 🍎‘s Project Titan. I call it “The Thing” pic.twitter.com/sLDJd7iYSa

— MacCallister Higgins (@macjshiggins) October 17, 2017

Estos sensores protagonizaron una lucha jurídica entre Uber y Waymo. La compañía de coches autónomos propiedad de Alphabet (matriz de Google) acusó en 2017 a Uber de haberle robado sus diseños LIDAR. “Haberse apropiado ilícitamente de esta tecnología es similar a haber robado la receta secreta de una compañía de bebidas“, llegó a afirmar Waymo ante la prensa.

No obstante, no todos los fabricantes son partidarios de usar este tipo de sensores en sus vehículos autónomos. Como alternativa, optan por usar múltiples cámaras de vídeo de alta resolución, estereoscópicas con frecuencia, complementadas con radares de diferente alcance y apertura.

Otros usos: espacio, agricultura y arqueología

Con esta tecnología se están realizando estudios de los más variado. Por ejemplo, las naves espaciales también la utilizan para medir las distancias y, en la Tierra, un grupo de arqueólogos daneses le ha sacado partido a los sensores LIDAR para estudiar unas antiguas fortalezas vikingas de dónde han sacado todo tipo de información sobre cómo vivían y las costumbres de este pueblo.

Otra aplicación que se está dando a este tipo de sensores es el estudio de la atmósfera. Con LIDAR se pueden medir las densidades de los materiales que hallamos en la atmósfera como los aerosoles que los seres humanos producimos, así como los niveles de potasio, de sodio, oxígeno, etc.

*Artículo original publicado por Marta Sanz Romero en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

ComputerHoy.com