Motor Tecnología

Qué es el temido efecto pantalla al conducir con viento (y cómo evitarlo)

Qué es el temido efecto pantalla al conducir con viento (y cómo evitarlo)

En días en los que las rachas de viento son tan fuertes, hay que ser mucho más cuidadoso al volante para poder hacer frente al efecto pantalla. Te contamos cuáles son sus peligros y cómo evitar este fenómeno al conducir.

Circular con viento ya supone un peligro extra, una situación que se agrava cuando llega de repente y por uno de los laterales del vehículo. Si vas a coger el coche, toma nota: no sólo te explicamos qué es el efecto pantalla, también cómo evitarlo.

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), el efecto pantalla se produce cuando sopla el viento en tres situaciones:

  • A la salida de un túnel.
  • Al adelantar a un vehículo voluminoso como, por ejemplo, un camión o un autobús.
  • Al dejar atrás edificios o construcciones.

¿Qué ocurre? Cuando desaparece el volumen que hace de pantalla o de barrera entre nuestro coche y el viento, aparece una ráfaga de viento lateral que provoca un desplazamiento del vehículo al sentir el empujón. Este fuerte golpe de viento nos puede mover de lado desplazándonos hacia la mediana, fuera de la carretera o contra otro coche que esté circulando en ese momento.

Cómo evitar el efecto pantalla

Tanto la DGT como la Guardia Civil dan una serie de consejos y recomendaciones para evitar el efecto pantalla en días de mucho viento.

1. La dirección del viento: lo primero que debemos saber es la dirección del viento. Para ello, podemos fijarnos en las mangas de viento colocadas en puentes y zonas delicadas. Si no hay, podemos observar la vegetación.

2. Adaptar la velocidad: reduce la velocidad en función de la fuerza del viento para adecuarla a la situación poniendo la seguridad por encima de todo.

3. Prevención y fuerza: estar preparados para el efecto pantalla, nos ayudará a combatirlo. Por lo tanto, cuando vayamos a salir de un túnel o de una zona resguardada, es recomendable estar alerta para esperar ese empujón. ¿Cómo? Agarrando el volante con la mayor fuerza posible para corregir la dirección en sentido contrario en caso de necesidad.

4. Evitar los adelantamientos a vehículos voluminosos: Tráfico nos aconseja evitar este tipo de maniobras cuando hay mucho viento. Si no es posible, tendremos que actuar como en el punto anterior: estando preparados. De esta manera, cuando acabemos la maniobra, podremos corregir la dirección de nuestro vehículo para evitar que el viento nos empuje lateralmente.

5. Cuidado con la aerodinámica: cuanto menos aerodinámico sea el coche, más le afectará el viento. Si, además, llevamos portaequipajes en el techo o bicicletas, hará que la aerodinámica empeore y aumente el empuje lateral del viento. Por lo tanto, hay que evitar estos elementos y si no te queda otro remedio, emplea baúles y cofres cerrados y con formas suaves. Así el aire nos penalizará lo menos posible

6. Las ayudas del coche: acabamos con las ayudas que muchos vehículos ya incorporan para luchar contra el viento. Si tu coche cuenta con sistemas como el aviso de salida de carril o la ayuda al mantenimiento de carril, lo agradecerás cuando el viento azote de forma lateral.

*Artículo original publicado por Elena Sanz Bartolomé en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.