Era la década de 1880 cuando nació el primer coche. De la misma manera, una década más tarde se inventó el primer avión exitoso.

A medida que pasan los años y las tecnologías van avanzando, el mundo se acerca a la combinación de estos 2 conceptos: el primer coche volador.

En este sentido, la compañía japonesa SkyDrive ha completado las primeras pruebas públicas de su coche volador. Y, aunque este ya era uno de los proyectos más avanzados, es la primera vez que se ha podido ver un prototipo funcional y con pasajeros a bordo, según The New York Times.

En un comunicado de prensa el pasado viernes, SkyDrive mencionaba que había completado una prueba de vuelo utilizando un prototipo funcional del SD-03, el nuevo modelo de la compañía capaz de transportar a una persona por el aire. 

La demostración fue controlada y muy limitada. En concreto, el tiempo de vuelo fue de 4 minutos, según la compañía.

El vehículo volador destaca por su reducido tamaño, con unos 4 metros en longitud, otros 4 en anchura, y 2 metros de altura.

Además, sus diseñadores han afirmado que cabe en 2 puestos de aparcamiento destinados a coches normales.

El avión tiene un asiento, por lo que solo es capaz de llevar a una persona a la vez. Funciona gracias a 8 motores y 2 hélices en cada esquina.

Durante la demostración, se elevó unos 3 metros en el aire y fue operado por un piloto.

Según Tomohiro Fukuzawa, director ejecutivo de SkyDrive, hace 5 años había varios prototipos de coches voladores, normalmente con alas fijas. Sin embargo, ha asegurado que el de su compañía es uno de los más compactos en tamaño y es de los más ligeros.

SkyDrive fue fundada en 2012 por miembros de una organización de voluntarios llamada Cartivator, y la empresa comenzó a desarrollar un coche volador en 2014, según su sitio web.

Jetpack The Speeder, una moto voladora que llega a los 4.500 metros de altura

Este año, SkyDrive recibió fondos del Banco de Desarrollo de Japón y otros inversores.

No obstante, hay varias empresas que desarrollan una tecnología similar, incluyendo Boeing y Airbus, así como los fabricantes de automóviles Toyota y Porsche.

Además, en enero, Hyundai y Uber anunciaron que estaban colaborando en un taxi aéreo totalmente eléctrico.

Pero SkyDrive ha demostrado estar ya bastante avanzada. De hecho, el gobierno japonés pretende implantar un servicio de taxis voladores en Tokio para dentro de 3 años, algo en lo que sin duda podría tener mucho que ver la compañía japonesa, según El Español.

Los analistas de Morgan Stanley esperan que los taxis aéreos urbanos sean comunes para el 2040, con el mercado global proyectado entre 1,4 y 2,9 billones de dólares para entonces, según The New York Times.

Pero la seguridad es uno de los 2 desafíos que impiden que la tecnología se utilice ampliamente, según Derya Aksaray, profesora adjunta de ingeniería aeroespacial y mecánica en la Universidad de Minnesota.

“Estos vehículos necesitan mirar su entorno, evaluar la situación y actuar en consecuencia”, ha mencionado.

“No pueden esperar a que un piloto o un operador diga: ‘Ahora haz esto, ahora haz aquello’. No podemos esperar esa clase de microgestión del vehículo”, ha agregado.

El otro desafío corresponde al diseño, ya que tendrán que ser lo suficientemente potentes como para soportar cualquier peso necesario, pero lo suficientemente silenciosos como para volar a altitudes bajas indeterminadas, ha explicado.

Además, los expertos han explicado que las máquinas eVTOL van a ser más eficientes energéticamente que los helicópteros que utilizan mucho combustible, pero menos eficientes energéticamente que los coches porque tienen que levantarse ellos mismos. 

Pero reducir los costos de todo el desarrollo, investigación, despliegue y fabricación a pequeña escala será todo un desafío.

*Artículo original publicado en Business Insider