Tecnología

Powerhouse, el edificio noruego que produce más energía de la que gasta

Powerhouse, el edificio noruego que producirá más energía de la que gastará en su vida útil

Los edificios de energía positiva son aquellos que dan más de lo que gastan en términos de eficiencia energética. Una de estas construcciones del futuro ha recalado en Noruega de la mano de la empresa Snøhetta: se trata de Powerhouse.

Con el nombre de Powerhouse Telemark, la compañía Snøhetta sigue apostando por la eficiencia energética. Este edificio producirá más energía de la que necesitará durante toda su vida útil, incluida la energía utilizada en la construcción e incluso su eventual demolición en las próximas décadas. Ubicada en la ciudad de Porsgrunn en el condado de Vestfold y Telemark, se trata de un edificio con once pisos idénticos.

El proyecto ha recibido la calificación de edificio ecológico BREEAM Excellent debido a su diseño de eficiencia energética. Fue encargado por R8 Property y también involucró a Skanksa y Asplan Viak. ¿Cuáles son sus características ejemplares?

El diseño interior está concebido para ser flexible y adaptarse a las necesidades futuras, y además del espacio de oficina, contiene un gimnasio, un restaurante y una terraza en la azotea. “Como parte de la serie Powerhouse, Powerhouse Telemark establece un nuevo estándar para la construcción de edificios ambientalmente sostenibles al reducir su consumo neto anual de energía en un 70% en comparación con oficinas similares de nueva construcción”, explica el comunicado de prensa de la compañía, explicando que esta producr más energía que la que consumirá en su vida útil.

Esta pintura blanca refleja el 98% de la radiación (y mantiene el edificio fresco)

Cabe tener en consideración que el sector energético y la industria de la construcción representan más del 40% de las emisiones globales. “A medida que la población mundial y la gravedad de la crisis climática continúan creciendo, precipitando disrupciones globales como la pandemia de COVID-19, los arquitectos tienen el desafío de trabajar en todas las industrias para construir de manera más responsable”, indican los responsables del edificio.

En cuanto al exterior del edificio presenta un diseño sesgado inusual, con una inclinación de 45 grados en la fachada orientada al este que alberga un dosel fotovoltaico. Junto con la fachada orientada al sur cubierta de células fotovoltaicas del edificio se calcula que es posible producir un total de 256.000 kWh por año, lo que según Snøhetta es aproximadamente 20 veces el uso anual de electricidad de un hogar noruego promedio. El excedente de electricidad se venderá de nuevo a la red eléctrica.

Otro punto clave es la sostenibilidad de los materiales de construcción, que incluyen madera local, yeso y losetas de alfombra compuestas en un 70 por ciento de redes de pesca recicladas. El suelo de madera está hecho de parquet industrial de ceniza de restos de madera. Los sistemas de iluminación son de bajo consumo pero de todos modos el acristalamiento se concibe para minimizar los requisitos de iluminación artificial, incluidos los tragaluces.

Tiene un gran aislamiento y un alto nivel de hermeticidad, lo que ayuda a mantener una temperatura interna constante. Además, cuenta con un sistema de calefacción de bajo consumo utiliza pozos geotérmicos excavados a 350 metros bajo tierra.

Fuente | New Atlas

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.