El óxido férrico gamma es el material más común utilizado para fabricar las cintas magnéticas que a buen seguro que tenemos ahí en el trastero o escondidas al fondo de algún cajón, y a día de hoy solo hay una fábrica en el mundo utilizada para refinar esta sustancia.

17 objetos vintage que valen una fortuna a día de hoy

En vista de que están en remodelación, hay escasez de esta sustancia, y por lo tanto no se pueden fabricar cintas de casete suficientes para todos, porque hay mucha gente que las siguen comprando.

Así lo ha denunciado la National Audio Company, el único fabricante de cintas de casete de audio en los Estados Unidos, que ha emitido una carta a sus inversores aclarando que la única fábrica existente que refinar el óxido férrico gamma ha estado en proceso de renovación durante gran parte del año, y eso ha provocado que se produzcan menos cintas de casete.

Aunque los discos de vinilo han sufrido un boom en los últimos años, también parece que está pasando lo mismo con las cintas de casete. Cada vez son más las ediciones especiales de artistas o bandas sonoras que apuestan por este formato para regocijo de amantes de lo retro.

Grupos musicales como Lana Del Rey, Twenty One Pilots e incluso Taylor Swift ahora también lanzan sus álbumes en cintas de casete y en vinilo. Es por ello que las ventas de cintas en 2018 aumentaron un 23 % respecto a 2017, dando a entender que la gente sigue teniendo una enorme curiosidad por tener este tipo de productos en sus casas, y más si son para coleccionismo.

Es curioso que en la era de la música por streaming, cada vez sean más los consumidores que echan la mirada atrás para hacerse con ediciones especiales de sus cantantes favoritos o bandas sonoras predilectas, y el formato elegido sean cintas de casete o bien vinilos.