Tecnología

Por qué deberías incluir el apio en tu dieta de invierno

Por qué incluir en tu dieta diaria el apio

Algunas de las verduras de temporada en diciembre son las acelgas, el brócoli, las endibias, la lombarda, el nabo o el puerro. Y hoy nos centraremos en una de las más olvidadas: el apio, una potente hortaliza hipocalórica llena de propiedades beneficiosas para tu organismo.

Crujiente, sabroso, refrescante y de característico sabor, el apio está repleto de beneficios para la salud que seguramente no conoces. Además de incluirse en dietas hipocalóricas -ya que solamente tiene 10 calorías por tallo-, el apio es mucho más que eso. Desde tiempos remotos se emplea como alimento medicinal para tratar problemas digestivos, hepáticos o cardiovasculares, mejorar el bienestar y reducir la inflamación. Una de sus principales ventajas es la versatilidad, ya que puede incorporarse a caldos, jugos, cremas, salsas o ensaladas.

5 cosas que puedes cocinar con un paquete de pipas peladas

Repasamos algunas de las principales ventajas de comer apio y aprovechar que está de temporada en este comienzo del invierno, junto a muchas otras verduras y hortalizas de hoja verde, crucíferas como las coles o fuentes de betacaroteno como el boniato.  Si lo vas a comer crudo, recuerda lavarlo bien. Puedes prepararlo relleno, salteado, en rizos, revueltos o como ingrediente clave para ensaladas, e incluso bocadillos.

Cinco sorprendentes beneficios de comer apio con regularidad

  • Gran densidad nutricional y fuente de antioxidantes: El apio es rico agua -tiene carácter diurético- y en minerales como el calcio, el sodio o el magnesio, además de vitaminas A , C, E, D, B6, B12 y la vitamina K, becataroteno y flavonoides. Además, existen al menos 12 tipos adicionales de nutrientes antioxidantes en un solo tallo. También es una fuente maravillosa de fitonutrientes, que se ha demostrado que reducen los casos de inflamación en el tracto digestivo, las células, los vasos sanguíneos y los órganos. Si quieres vivir casi “forever young” debe ser tu gran aliado.
  • Rebaja la inflamación: La inflamación crónica está relacionada con muchas enfermedades, incluidas la artritis y la osteoporosis. El apio y las semillas de apio tienen aproximadamente 25 compuestos antiinflamatorios que pueden ofrecer protección contra la inflamación en el cuerpo.
  • Ideal para la digestión: Aunque sus nutrientes antioxidantes y antiinflamatorios ofrecen protección a todo el tracto digestivo, el apio puede ofrecer beneficios especiales para el estómago debido a sus polisacáridos a base de pectina, los cuales disminuyen los casos de úlceras estomacales, mejoran el revestimiento de las paredes de este órgano y modulan las secreciones estomacales en estudios con animales. Su alto contenido en agua (95%) y altas cantidades de fibra -una taza contiene 5 gramos- mejoran el tránsito intestinal regular. 
  • Te ayudará a dormir mejor y a elevar tu estado de ánimo: El apio es rico en triptófano, un aminoácido clave para fabricar serotonina, el neurotransmisor que regula el sueño y el estado de ánimo. Si tienes problemas de insomnio o tendencia a problemas como la ansiedad y la depresión puede ser un gran apoyo en tu dieta.
  • Cuida tu corazón: Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Chicago revela que el apio ayuda a mejorar la circulación gracias a un compuesto llamado ftalida que tiene actividad hipotensora, relajando los músculos alrededor de las arterias, dilatando los vasos sanguíneos y facilitando el flujo sanguíneo. La hortaliza también ayuda a reducir el colesterol en sangre.

A la hora de comprar y almacenar apio es importante buscar tallos robustos y erguidos, que se rompan al tirar de ellos en lugar de doblarse. Las hojas han de estar crujientes y frescas, con un color entre verde pálido y brillante, sin manchas amarillas o marrones. Debes picarlo en el momento de ser consumido para qie no pierda nutrientes y comerlo entre cinco y siete días, incluyendo las hojas.

Fuentes | Healthline/Mejor con Salud

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.