Tecnología

El Pentágono quiere controlar los drones con las ondas cerebrales de sus soldados

El Pentágono quiere controlar los drones con las ondas cerebrales de sus soldados

El Pentágono está tratando de construir tecnología puntera que les brinde a los soldados la capacidad de controlar drones militares mortales con sus mentes. Seis eequipos trabajan para posibilitar el manejo de dispositivos conectados con las ondas cerebrales.

Controlar drones militares con la mente parece propio de una superproducción de cine de ciencia-ficción bélico o de un lejano futuro distópico. Sin embargo, son las intenciones del Pentágono, que quiere que sus soldados piloten estos aparatos empleando para ello sus ondas cerebrales. 

Se trata de un dispositivo que permite aprovechar el pensamiento para el manejo de dispositivos conectados. “Trabajando con drones y enjambres de drones, operando a la velocidad del pensamiento en lugar de a través de dispositivos mecánicos”, dijo el neurocientífico de DARPA Al Emondi al MIT Tech Review sobre este proyecto.

DARPA desarrolla un programa de neurotecnología no quirúrgica de próxima generación desde el pasado 2018, con la esperanza de desarrollar una interfaz cerebro-computadora (BCI) que no tenga que ser implantada en la mesa de cirugías.

Los soldados estadounidenses podrían ver en la oscuridad con esta inyección

En mayo de 2019 se otorgaron fondos económicos a seis equipos de investigadores de Estados Unidos, cada uno de ellos con un propósito distinto. Por ejemplo, un equipo de la Universidad Carnegie Mellon está probando si las señales eléctricas y de ultrasonido podrían soportar un BCI no invasivo, mientras que un grupo de la Universidad Johns Hopkins está explorando la viabilidad de la luz infrarroja cercana.

La creación de un dispositivo que permitiría a los soldados controlar drones con sus mentes plantea todo tipo de preguntas inquietantes. ¿Qué sucede si un soldado accidentalmente piensa un comando, por ejemplo? ¿O un enemigo pone sus manos en uno de los dispositivos y lo usa?

En aplicaciones más cotidianas, una persona podría atarse la interfaz y obtener instantáneamente la capacidad de controlar todos sus dispositivos conectados gracias a sus pensamientos. O en el terreno de la salud, las personas con parálisis cerebral o extremidades amputadas podrían controlar sus prótesis o incluso los exoesqueletos de cuerpo completo valiéndose de sus cerebros, sin necesidad de cirugía.

Ya sea soldado o civil, por el momento los seis equipos de DARPA tienen un largo recorrido por delante antes de que el BCI no invasivo vea la luz como una realidad. 

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.