Tecnología

Parques de bolsillo, el último grito en Atenas para combatir la contaminación y el calor

Parques de bolsillo, el último grito en Atenas para combatir la contaminación y el calor

En Atenas ya proliferan los “parques de bolsillo”, una curiosa alternativa para luchar contra la contaminación y el calor. Estos espacios de la capital griega convierten pequeñas parcelas que antes estaban llenas de basura y malezas en zonas verdes.

Las ciudades europeas cada vez soportan registros térmicos más extremos, olas de calor más frecuentes, veranos más largos y secos y temperaturas en ascenso por el calentamiento global que se agudizan debido al efecto isla de calor. Para luchar contra estos problemas y mejorar la calidad de vida y el bienestar de la ciudadanía, la vegetación es un elemento imprescindible. Por ello, en Atenas ha visto la luz un interesante proyecto: los pocket gardens, o jardines de bolsillo, han sido concebidos por su alcalde como una medida para lograr una urbe más fresca y verde. 

Estos lugares son pequeñas parcelas inutilizadas, otrora plagadas de basura y maleza, que hoy experimentan uuna reconversión para ofrecer un respiro a los viandantes, parar a descansar, respirar aire fresco y combatir tanto la contaminación como las altas temperaturas. En este sentido, son varios los estudios que muestran cómo los árboles pueden ser un efectivo reemplazo del aire acondicionado, reduciendo la honda huella de carbono de estos aparatos estivales.

Además, Atenas también está convirtiendo caminos cerrados en rutas peatonales y ciclistas y reparando fuentes antiguas, que bajan las temperaturas y mejoran la calidad del aire.

Cómo Sevilla aprovechará las naranjas amargas de sus calles para generar electricidad

“Se trata de crear espacios verdes, bajar las temperaturas, dar calidad de vida y crear nuevos puntos de referencia dentro de la ciudad”, dijo el alcalde de Atenas, Kostas Bakoyannis. La ciudad experimentó una explosión demográfica en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, cuando la migración de las zonas rurales alimentó la construcción descontrolada. Por aquel entonces, se generalizó el concepto de “antiparochi”, por el cual los propietarios intercambian terrenos por apartamentos.

Las casas unifamiliares fueron reemplazadas por hileras de bloques y se incrementó notablemente hasta nuestros días la cantidad de autómoviles y también los índices de contaminación, en una ciudad donde las temperaturas pueden superar los 40 grados Celsius durante una ola de calor. “Se cortaron árboles, se construyeron casas, se crearon áreas residenciales, pero al mismo tiempo aumentaron los problemas de congestión del tráfico”, explica Christos Zerefos, director del Centro de Investigación de la Academia de Atenas para Física Atmosférica y Climatología.

Vista de dron de un parque de bolsillo, en Atenas, Grecia, el 9 de marzo de 2021. REUTERS / Vassilis Triandafyllou

La contaminación provocada por el tráfico supone un quebradero de cabeza para los dirigentes atenienses, ya que también daña monumentos antiguos, uno de sus principales atractivos históricos, turísticos y culturales. Su orografía  y situación geográfica hacen a Atenas especialmente vulnerable a sufrir olas de calor, especialmente e cuando no soplan vientos alisios del norte y los contaminantes quedan atrapados en la cuenca urbana. Con el cambio climático, su fragilidad se exacerba.

Por ello, el tráfico masivo de automóviles está siendo reemplazado por rutas para bicicletas, paseos peatonales y pequeñas áreas de vegetación, un plan para reducir la congestión de los vehículos, que representan el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Estos parques de bolsillo tienen un componente de bienestar, mejora de la calidad de vida y también de cambio con respecto al modelo urbano.

El alcalde de la ciudad, Bakoyannis, dijo que aprovechó el cierre en marzo cuando la contaminación del tráfico se redujo hasta en un 50%, para impulsar el proyecto. “Ha pasado la época de los coches. Ahora el desafío es encontrar un nuevo equilibrio”, recoge el World Economic Forum.

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.