La cuarentena es algo que nos afecta a todos. Debemos estar en casa para evitar que el coronavirus se propague más de la cuenta y, mientras tanto, podemos aprovechar para ponernos al día con el ocio (series, videojuegos gratislibros también gratis, películas…), pero también podemos hablar con amigos a través de aplicaciones como Houseparty.

Algo que tienen en común todas estas actividades es que se necesita una conexión a internet para disfrutar de ellas, y si cambiamos de operador durante la crisis del coronavirus, corremos el riesgo de quedarnos sin conexión tanto a la red como de teléfono fijo.

Por eso, el Gobierno ha decretado que no podemos cambiar de operador durante el coronavirus, y hay dos motivos. El principal es por nuestra seguridad y la de los técnicos que envían las compañías a los domicilios para realizar la instalación de la línea.

Cuidado con el timo de la doble llamada para que cambies de teleoperador

Otro motivo es porque, como leemos en El Independiente, al cambiar se produce un corte en el suministro que puede dejarnos sin la mencionada conexión. Ya no es por no poder disfrutar del entretenimiento, sino porque si el usuario se queda sin línea fija o de telefonía móvil, no puede contactar con emergencias si ocurre cualquier caso.

Además, según fuentes del sector, esta última medida de sentido común ya se había aplicado por parte de los usuarios.

Las portabilidades cayeron un 32% el pasado lunes respecto a la semana anterior, una muestra de que los usuarios que estamos trabajando desde casa necesitamos la red y no estamos pensando en quedarnos ni un segundo sin la conexión al mundo exterior… ni a nuestros puestos de trabajo.

Solo queda esperar a ver si pasa la crisis del COVID-19 y se empieza a mover, de nuevo, la rueda económica.

*Artículo original publicado por Alejandro Alcolea en Computerhoy.com