Tecnología

Mujer, autónoma y menor de 30: las más perjudicadas por la pandemia

mujer trabajando

Las mujeres y los menores de 30 años son los más afectados por la pandemia: un 12,2% de autónomas y un 20,7% de jóvenes se dieron de baja como autónomos en los primeros 9 meses de 2020.

Durante los primeros 9 meses de 2020, 207.211 empresas, un 17,4% del total, y 323.778 autónomos, un 10,8%, han tenido que poner fin a su actividad a consecuencia del coronavirus. Así se desprende de las cifras de coyuntura demográfica de empresas de los 3 primeros trimestres de 2020 que ha publicado esta semana el Instituto Nacional de Estadística, en las que se puede comprobar las bajas en el tejido empresarial a causa de la pandemia.

Estos datos, que forman parte de las estadísticas experimentales del INE, revelan cuántas empresas y autónomos no han podido sobrevivir a los primeros meses de la pandemia, reflejando que el impacto es mayor cuantos menos empleados tiene una empresa, con un 21,5% de negocios con menos de 6 empleados cerrando entre enero y octubre, frente al 1,2% de las empresas con más de 250 trabajadores.

Del mismo modo, las cifras oficiales revelan que la mayoría de cierres empresariales se han producido al cierre del primer trimestre, tras la declaración del estado de alarma el 14 de marzo y la implantación de medidas de confinamiento y de restricción de la actividad. Así, un 11,8% de empresas habían cerrado ya el 1 de abril, un porcentaje que se elevó al 17,4% hasta el 1 de octubre.

España pierde 140 autónomos de la hostelería al día

Mientras, entre los trabajadores por cuenta propia el impacto ha sido más gradual. Así, el primer trimestre se cerró con 109.080 autónomos menos que al comienzo del año, en el segundo trimestre se dieron de baja 66.643 más y tras el tercero otros 102.235 profesionales habían desaparecido del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Esas bajas se han visto compensadas con 130.893 altas entre enero y marzo, 63.733 entre abril y junio y otras 97.476 nuevas incorporaciones al RETA entre julio y septiembre. Del mismo modo, se han registrado 32.020 reactivaciones de actividad, de las que el 82,8% se produjeron en el segundo trimestre, cuando un 14% de los autónomos que causaron baja en el primero volvieron a incorporarse a la actividad, según el INE.

Sin embargo, las principales claves para realizar una radiografía de los autónomos más perjudicados por la pandemia son el sexo y la franja de edad. Según el primer criterio, el 1 de enero de 2020 había casi 3 millones de autónomos, de los que un 36,4% eran mujeres, mientras que, 9 meses más tarde, ese porcentaje se había reducido a un 35,8%, al desaparecer un 12,2% de las trabajadoras autónomas entre el primer y el tercer trimestre.

Así, la tasa de supervivencia de las trabajadoras por cuenta propia a 1 de octubre era del 87,8%, lo que supone que, de los 1,08 millones de autónomas que había en enero, mantenían su actividad 958.733 mientras que 133.106 mujeres se dieron de baja hasta finales de septiembre. Entre los hombres, la supervivencia alcanza el 89,95%, con 1,9 millones en enero frente a 1,7 millones en octubre, lo que supone 191.533 autónomos varones menos.

De este modo, aunque se han dado de baja del RETA durante los primeros 9 meses más hombres que mujeres, la presencia de trabajadores autónomos varones se ha incrementado dado que su peso relativo ha aumentado 6 décimas respecto al de las trabajadoras por cuenta propia, dado que 1 de cada 8 mujeres cesaron su actividad autónoma frente a 1 de cada 10 hombres.

En cuanto a la edad, como se refleja en la tabla anterior, las diferencias son todavía más claras. Así, la tasa de supervivencia de los autónomos menores de 30 años se situó en el 79,3% en 1 de octubre, frente al 86,8% de los que tienen entre 30 y 39 años, el 90,2% entre los 40 y los 49 años, el 92,3% entre 50 y 59 años y el 87,2% entre los mayores de 60 años.

Dicho de otro modo, un 20,7% de los 156.708 autónomos más jóvenes que había inscritos en el RETA a 1 de enero se habían visto forzados a darse de baja durante los 9 meses siguientes, un porcentaje 7 puntos porcentuales superior al de la categoría siguiente, entre los 30 y los 39 años, y que más que duplica el impacto entre los mayores de 40 años y los que superan los de 50 a 59 años.

Además, cruzando las referencias de edad y sexo, las autónomas menores de 30 años aparecen como las más perjudicadas por las consecuencias económicas de la pandemia, con un 22,2% menos que en enero, lo que supone más de 13.000 bajas entre las jóvenes en 9 meses, frente al 19,7% de varones jóvenes que se dieron de baja hasta octubre, casi 20.000 menos que al inicio de 2020, aunque su peso relativo aumentó 7 décimas respecto a las mujeres.

*Artículo original publicado por Adrián Francisco Varela en Business Insiderr

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider