Tecnología

Crece la moda de comprar móviles desechables entre los adolescentes: ¿por qué?

Móviles

El famoso periódico The Wall Street Journal habla de la gran cantidad de adolescentes norteamericanos que compran móviles desechables para esconder sus actividades en Internet a sus padres.

El periódico Wall Street Journal ha puesto en palabras lo que muchos ya imaginábamos. Algo que, por otra parte, no es nuevo. ¿Adolescentes ocultando cosas a sus padres? Forma parte del proceso de rebeldía y maduración de los preadultos. Pero cuando esa rebeldía puede afectar a sus estudios o a su formación como personas, se convierte en un problema grave.

El smartphone se ha convertido en el objeto del deseo de los adolescentes, y los padres lo usan como una forma de control o incluso como castigo, quitándoles el móvil durante una temporada. Pero como antes ocurría con el tabaco, la consola o la bicicleta, los adolescentes encuentras otras formas de conseguir su objeto de deseo, es decir, un smartphone.

Según el detective retirado Rich Wistocki, “en casi cualquier instituto a lo largo del país hay un chico que vende estos móviles desechables en su taquilla“, explica.

Muchos adolescentes no pueden vivir sin smartphone pero al mismo tiempo se sienten controlados por sus padres, ya que son los que pagan las facturas del móvil y saben a quién llaman, o si compran apps u otro contenido.

5 maneras de abordar tu adicción a la tecnología

Una encuesta de 2016 del Centro de Investigaciones Pew indicaba que la mitad de los padres revisaba el historial de llamadas y los mensajes que sus hijos enviaban y recibían a través de sus teléfonos móviles. Además lo usan para establecer castigos, quitándoles el móvil durante días o semanas.

La misma encuesta del Centro de Investigaciones Pew publicada el año pasado reveló que el 56% de los adolescentes se sienten angustiados, aislados o molestos cuando no tienen sus teléfonos móviles.

Como ocurría antes con la droga o el tabaco, el Wall Street Journal ha descubierto que en muchos institutos estadounidenses siempre hay algún alumno que guarda móviles desechables en su taquilla, y se los vende a sus compañeros.

Los adolescentes usan estos móviles baratos con tarjetas prepago, y solo se conectan a Internet a través de WiFi, para no gastar datos. Así pueden seguir conectados a Internet sin que sus padres se enteren.

No deja de ser un signo de rebeldía como cualquier otro, pero el problema surge cuando este comportamiento esconde una adicción o una dependencia del móvil.

Como ocurre siempre en estos temas, la solución es siempre la misma: la educación. “Lo único que funciona es la educación, enseñándoles las ventajas y desventajas de la tecnología y ayudándoles a establecer sus propios límites“, explica al Wall Street Journal la cofundadora de la organización de seguridad en Internet Cyberwise, Diana Graber.

No puedes vigilar las 24 horas a tus hijos adolescentes, y hay que asumir que intentarán saltarse las prohibiciones, sean del tipo que sean: beber alcohol, fumar, salir de fiesta, abusar del móvil… Lo único que funciona es educarles desde niños para que aprendan a saber lo que está bien y lo que esta mal, y sepan cuando tienen que parar.

*Artículo original publicado en Computerhoy.com

Sobre el autor

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.