Motor

Coche eléctrico, híbrido y de combustión interna convivirán a partes iguales en 2040

extras coche no recomendable

KPMG prevé que la distribución de coches dentro de algo más de una década sea bastante equitativa: vehículos eléctricos de batería (VEB, 30%), híbridos (25 %), vehículos eléctricos de pila de combustible (VEPC, 23%) y motores de combustión interna (MCI, 23%).

En los últimos tiempos hemos asistido a una presión regulatoria como pocas veces se había visto en torno a los coches diésel, muy criticada por el sector por la escasa fundamentación científica de los argumentos sobre contaminación -respecto a la gasolina- a los que se apela. Al mismo tiempo, toda Europa prosigue con su imparable camino hacia la electrificación del parque de vehículos y muchas ciudades han comenzado a cortar el tráfico en el centro de sus urbes a cualquier coche que sea movido por motores de combustión interna. Un momento claro de cambio de paradigma que, sin embargo, arroja nuevos interrogantes sobre la industria automovilística.

La primera y más grande de todas ellas es saber qué tipo de vehículos son los que los consumidores desean comprar: si siguen primando el precio y la autonomía de los coches tradicionales o dan el salto a híbridos y eléctricos. Más todavía: ¿cuándo se producirá el ‘sorpasso’ de los automóviles ‘limpios’ a los gasolina y diésel?

¿Pensando en comprar un coche eléctrico? Estos son los modelos que llegan este año

Un estudio de la consultora KPMG arroja algo de luz al respecto, apelando al horizonte -no tan lejano- que abarca desde hoy hasta 2040. De acuerdo a esta encuesta, aunque los consumidores optan en primer lugar por los vehículos híbridos (seguidos de los de combustión interna y, por último, los eléctricos), se prevé que la distribución de fabricación de coches dentro de algo más de una década sea bastante equitativa: vehículos eléctricos de batería (VEB, 30%), híbridos (25 %), vehículos eléctricos de pila de combustible (VEPC, 23%) y motores de combustión interna (MCI, 23%).

“La industria de automoción dependerá más que nunca de las decisiones políticas y las regulaciones, después de décadas en las que la agenda tecnológica ha venido marcada por las compañías”, indica KPMG. “Ante la diversidad de opciones tecnológicas existentes, los países en general, desarrollarán en mayor medida aquellas tecnologías relacionadas con sus recursos disponibles, creando así un ecosistema global diverso“.

Así, se espera que Estados Unidos se centre en los motores de combustión interna (MCI) mientras que China domine el mercado de la e-movilidad.  Pese a ello (o quizás reflejo de ello), las políticas industriales en Asia y Estados Unidos están aparentemente mucho más avanzadas que en Europa. El 83 % de los directivos chinos y el 81 % de los estadounidenses opinan que su país cuenta con políticas claras en la industria de la automoción; mientras que en Europa Occidental, tan sólo la mitad de los CEO tienen esa misma confianza.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.