Tecnología

El monje budista que se volvió viral gracias al beatboxing

El monje budista que se volvió viral gracias al beatboxing relajante

El monje budista zen Yogetsu Akasaka ha roto los moldes utilizando el beatboxing e Internet como herramientas para llegar a millones de personas y sanarlas espiritualmente con sus peculiares creaciones sonoras y relajantes.

No solo de mantras vive la garganta de este monje budista, de cuyas cuerdas vocales emergen espectaculares sonidos destinados a inocular relajación y capacidad para meditar a todos sus seguidores digitales. Yogetsu Akasaka se ha convertido en toda una sensación de Internet, gracias a sus composiciones sonoras. Solamente a través de su voz y grabándose con un equipo de alta tecnología, crea sonidos relajantes e inmersivos, reproduciendo desde cantos budistas a baterías.

Antes de ser ordenado en 2015 este monje budista, hoy de 37 años, pertenecía a una compañía de teatro formada en la prefectura de Fukushima, al noreste de Japón, después de que la región fue devastada por el terremoto y el tsunami de Tohoku en 2011. También ha sido músico callejero a tiempo completo en países como Estados Unidos y Australia. Tocaba la guitarra de adolescente y a los veinte años se convirtió en beatboxer, usando su boca como instrumento. Compró su primera Boss Loop Station en 2009 y comenzó a combinar beatboxing con capas de voces.

Desde entonces, este revolucionario compositor ha actuado frente a una gran variedad de personas y llevado su música profundamente espiritual a entornos que no lo son tanto, como festivales de música, eventos corporativos y conferencias, donde otro tipo de asistentes pueden nutrirse de su arte. Su interpretación particular del Sutra del Corazón fue el trampolín que lo volvió viral en la red, cataputándolo a los tímpanos de millones de internautas.

Esta es la canciónj más relajante del mundo, según un estudio científico

“En ese video tomé una gran decisión, porque llevaba una túnica muy formal: es la túnica que usamos cuando hacemos un funeral”, explica sobre esta pieza al South China Morning Post. “Fue durante un período grave para el coronavirus. La reacción realmente me motivó a continuar con esto. Me gustaría hacerlo en un funeral en el futuro, si la gente acepta este tipo de cosas”. 

La pandemia ha provocado que muchas personas busquen consuelo espiritual y necesiten experimentar estados meditativos, explica el monje, encantado y a la vez desconcertado por el nivel de atención recibido. “El looping en vivo tiene el potencial para para apoyar el estado mental meditativo y permitir que las personas tengan un sentimiento espiritual”, revela. Puedes deleitarte con sus creaciones en YouTube.

Fuente | South China Morning Post

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.