Motor Tecnología

Mito o realidad: ¿pueden multarte por comerte las uñas al volante?

Mito o realidad: ¿pueden multarte por comerte las uñas al volante?

¿Pueden multarte por comerte las uñas al volante? Resolvemos esta cuestión que circula por Internet y puede despertar dudas entre los conductores.

La de si te pueden multar por morderte las uñas mientras conduces, pasa directa a la lista de preguntas tontas pero interesantes de conocer para evitar una multa de tráfico sorprendente. En este listado figuran eternos debates entre conductores sobre la posibilidad de que te sancionen por conducir con chanclassin camiseta o por sacar el codo por la ventanilla.

La respuesta, además, es la misma en todos los casos: el Reglamento de Conductores no recoge expresamente el hecho de que morderse las uñas al volante sea motivo de sanción, pero la interpretación de la norma deja abierta la puerta a que así sea.

¿De verdad me pueden multar por morderme las uñas al volante?

Por sorprendente que te parezca sí, te pueden multar por morderte las uñas mientras conduces.

Ahora bien, si lo hacen no será textualmente por ese concepto sino porque al llevarte las manos a la boca las estarás retirando del volante, al mismo tiempo que el gesto podría impedir la libertad de movimientos necesaria para la conducción y esto sí es sancionable.

Tal cual lo recoge el Reglamento de Circulación, artículo 18.1, que señala que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción; así como cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados”.

¿Te pueden multar por ir conduciendo en chanclas?

En el artículo 17.1, el mismo reglamento establece que “los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar sus vehículos”. Mientras que en el artículo 3.1, el texto “hace referencia a la forma de conducción, que debe hacerse con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño, propio o ajeno; y prohibe terminantemente conducir de modo negligente o temerario”.

Si un agente de Tráfico de la Guardia Civil considera que al morderte las uñas al volante estabas incumpliendo alguno de los tres artículos anteriores te podría sancionar. La multa puede ser de hasta 80 euros. No me lo invento, esta fue la sanción que le cayó a un conductor de Salamanca por morderse las uñas.

*Artículo original publicado en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.