Tecnología

¿Tienen menos riesgo de contagiarse de coronavirus las personas con gafas?

¿Tienen menos riesgo de contagiarse de coronavirus las personas con gafas?

Un pequeño estudio llevado a cabo en China muestra que las personas que utilizan gafas muestran un riesgo menor de contraer COVID-19. La investigación debe completarse con otras más amplias.

¿Pueden las gafas brindar protección extra para protegerse de los contagios de SARS-COV-2? Aunque debe ser mirado con cautela y complementado con más investigación, así lo señala un pequeño estudio llevado a cabo en China y publicado en JAMA Ophthalmology. Los investigadores decidieron ahondar en el tema tras notar que desde el brote de coronavirus en Wuhan en diciembre de 2019, pocos pacientes con gafas fueron ingresados ​​en el hospital con COVID-19.

De este modo, decidieron recopilar datos sobre el uso de anteojos de todos los pacientes con COVID-19 como parte de su historial médico. Su pequeño estudio encontró que solo 16 (5,8%) de los 276 pacientes admitidos con COVID-19 usaban anteojos durante más de ocho horas al día. Cuando determinaron que todos estos pacientes eran miopes, luego buscaron la proporción de personas con miopía en la provincia de Hubei, donde se halla localizado el hospital.

Al analizar este segmento descubrieron que esta era del 31,5%, lo que indica que la proporción de ingresos hospitalarios COVID-19 de personas miopes era más de cinco veces menor de lo que cabría esperar de esa población.

8 falsos mitos sobre las gafas de sol que pueden arruinar tu vista

Aunque la protección ocular siempre ha sido un componente importante del equipo de protección personal (EPP), la magnitud de la diferencia informada por este estudio debe tratarse con precaución hasta que se confirmen de forma independiente.  Los ojos son una puerta de entrada más para virus, ya que sus delgadas membranas permiten que la luz entre en el cuerpo. Por ello, los equipos de protección están diseñado para proteger los múltiples puntos de entrada mediante el uso de mascarillas, gafas y ropa protectora.

El principal ataque potencial de virus a estas regiones no es de aerosoles -aunque también-, sino a través de nuestras manos, por lo que las pautas higiénicas son imprescindibles. Desde esa perspectiva, tiene sentido que las personas con gafas de stoquen menos los ojos y también tengan más protección antes los aerosoles despedidos desde el aliento de otras personas.

En febrero se recogieron informes de personas que contrajeron COVID-19 al no protegerse adecuadamente los ojos en entornos de atención médica. También existen evidencia de que los puntos de entrada al organismo similares (receptores ACE-2) favorecidos por el coronavirus se encuentran presentes en los ojos. Al tratarse de un estudio observacional cabe destacar que la correlación -dos cosas que suceden juntas- no necesariamente significa causalidad, por lo que son necesarias pruebas o ensayos controlados.

También hay debilidades en este interesante estudio: por ejemplo, los datos para la población general provienen de un estudio previo sobre una muestra que no coincide exactamente con la ingresada en el hospital con COVID-19. Tampoco es posible garantizar que todas las personas con miopía de la población general usasen gafas ocho horas diarias. 

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.