Motor Tecnología

Un riguroso estudio concluye que no hay efecto frontera en Madrid Central

Un riguroso estudio concluye que no hay efecto frontera en Madrid Central

El efecto frontera no existe en Madrid Central. Así lo atestigua un preciso estudio realizado por tres expertos en economía, el catedrático Rafael Salas (UCM) y los profesores Juan Prieto-Rodríguez y María José Pérez Villadóniga (Universidad de Oviedo).

Tras la celebración de las últimas elecciones municipales, Madrid Central ha vuelto a estar en las primeras planas de la mayoría de los medios nacionales.

Esta controvertida medida para reducir los niveles de contaminación en el aire del centro de la capital estuvo paralizada durante días a principios de este mes para posteriormente reactivarse todos los controles. Sin embargo, un riguroso estudio ha concluido que en Madrid Central no hay efecto frontera.

Los huertos urbanos pueden actuar como bioindicadores de la contaminación

Este denominado efecto frontera hace referencia a “una traslación de las emisiones de unas zonas a otras”, es decir, una reducción de la contaminación en el aire de Madrid Central y un aumento en las zonas periféricas al expulsar los vehículos no autorizados del centro de la capital madrileña.

El estudio, que analiza la evolución de las emisiones, ha sido llevado a cabo por tres expertos en economía, el catedrático Rafael Salas (UCM) y los profesores Juan Prieto-Rodríguez y María José Pérez Villadóniga (Universidad de Oviedo).

No existe efecto frontera en Madrid Central

Según han publicado estos expertos en un artículo en Nadaesgratis.es, desde principios de 2015 hasta el 20 de mayo de 2019, utilizando medias anuales, se aprecia una caída relevante de los niveles de contaminación en la Plaza del Carmen, la estación que mide la calidad del aire en el interior de la zona afectada por las medidas de restricción del tráfico.

Esta estación ha experimentado una caída hasta 11 μg/m³ en las emisiones de NO2, situándose de este modo por debajo de los límites de la directiva europea de 40 μg/m³. Además, el resto de estaciones, a excepción de Plaza Elíptica, también presentan caídas estimadas, aunque en menor medida que en Plaza del Carmen.

Así, según este estudio, “no se puede defender la existencia de un efecto frontera”. Por el contrario, los autores señalan que estos incentivos asociados a la aplicación de Madrid Central han supuesto cambios en los hábitos de transporte con efectos positivos más allá de la zona estricta de aplicación.

Fuente: Nadaesgratis.es

*Artículo original publicado en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.