Como podréis imaginar, ninguno de los lenguajes de programación que aparecen en la lista son de los más populares según Google, es más, algunos son prácticamente desconocidos para la mayoría de los usuarios, de los llamados esotéricos, minoritarios.

El lenguaje de programación Malbolge coge el nombre del octavo círculo del infierno de la Divina Comedia. Fue diseñado a propósito para ser uno de los más complicados. Tanto es así, que desde 1998 hay programadores que gastan tiempo buscando trucos para facilitarlo.

Está claro que un lenguaje de programación llamado Brainfuck no va a ser de los más agradables de aprender. Este lenguaje se diseñó en 1993 en base a algunos conceptos de máquina de Turing utilizada para desencriptar los códigos alemanes en la II Guerra Mundial.

Los mejores videojuegos para aprender a programar online gratis

Si quieres un lenguaje de programación distinto y no te importa que sea especialmente complicado, Whitespacepuede ser tu reto de 2019. Este lenguaje tiene una sintaxis compuesta de espacios en blanco, tabulador y líneas nuevas, el resto carece de importancia. Desde 2003 está en funcionamiento. En su página de la Wikipedia puedes encontrar un ejemplo.

¿Qué se puede esperar de un lenguaje de programación que nace directamente con la intención de ser una complicada parodia de otros lenguajes? La respuesta está en INTERCAL. Creado en 1972 y posteriormente actualizado, su nombre son las siglas de Compiled Language With No Pronounceable Acronym, por lo que queda todo dicho.

Pero si con estos no has tenido suficiente, también te recomendamos que eches un vistazo a COW, basado en el mugido de las vacas, o Chef, que se escribe como si fuese una receta.

Como hemos podido ver, que sea complicado no significa que esté carente de humor. Al fin y al cabo, todos estos complicados lenguajes están diseñados con algo de mala leche.