Tecnología

Los astronautas también comen con estrella Michelin

Los astronautas también comen con estrella Michelin

Si pensabas que los astronautas se alimentan con comida en polvo y batidos metidos dentro de tubos de pasta de dientes, no es cierto. Algunos, como Thomas Pesquet, disfrutan de viandas preparadas por chefs con estrella Michelin.

La comida de los astronautas ha evolucionado mucho a lo largo de las últimas décadas. Además de los planes para cultivar en el espacio verduras, carne de laboratorio, y hasta lechuga sideral, existen planes para que los menús en órbita sean tan exquisitos como el de un restaurante de postín en nuestro planeta.

Cuando el astronauta francés Thomas Pesquet despegue hoy rumbo a la Estación Espacial Internacional a bordo de una cápsula SpaceX Crew Dragon, disfrutará de suculentas delicias que incluyen langosta, bourguignon de ternera, hongos silvestres, tartas de almendras y quinoa. Detrás de su confección está Raphaël Haumont, un profesor de química física en la Universidad de Paris-Saclay que se asoció con el chef con estrella Michelin Thierry Marx.

Haumont y Marx están a cargo del Centro Francés de Innovación Culinaria de la universidad, que ha estado soñando con la comida espacial desde 2016.

Este mapa te enseña los menús con estrella Michelin más baratos del mundo

“Hay muchas expectativas cuando envías a un francés al espacio”, dijo Pesquet a los periodistas durante una conferencia de la Agencia Espacial Europea el mes pasado, según lo citado por el Times. “Yo mismo soy un cocinero terrible, pero está bien si la gente lo hace por mí”. Por supuesto, estas exquisiteces no serrán la comida diaria, pero sí comidas reservadas para ocasiones especiales que el astronauta compartirá con el resto de la tripulación. 

Haumont y Marx tuvieron que superar algunos desafíos importantes para diseñar sus creaciones, puesto que los alimentos preparados para los astronautas deben atravesar un riguroso proceso para garantizar su buen estado meses después. También tiene que ser de cierta textura para asegurarse de que no termine flotando alrededor de la cabina en una gravedad cercana a cero. La mayoría de los alimentos deben estabilizarse térmicamente calentándolos a 285 grados Fahrenheit durante una hora.

Además de la Estación Espacial Internacional, la NASA también ha progresado mucho en materia culinaria, y actualmente ya cuenta con cerca de 200 elementos diferentes en su menú.

“Debe recordarle a la gente sus experiencias de comer alimentos en la Tierra”, dijo al Times Ryan Dowdy, quien administró los alimentos de la estación espacial para la NASA durante dos años. “Les recuerda todas esas cosas buenas en este entorno de vuelo espacial realmente estresante”. Al igual que la música amansa a las fieras, la comida es un remanso de paz que nos conecta con nuestro hogar, nuestros buenos recuerdos y nuestros sitios favoritos, también parra los astronautas.

Fuente | The New York Times

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.