Tecnología

Los astronautas podrían alimentarse de peces criados en la Luna, según este estudio

nasa

El menú interestelar de los astronautas podría incluir pescado criado en superficie lunar. Un nuevo estudio sugiere que se podrían traer huevos de peces de la Tierra y utilizar agua del satélite vecino para alimentar a los exploradores espaciales.

Cada vez se buscan más alternativas para alimentar a las futuras colonias espaciales: desde verduras cultivadas con luces LED a carne de laboratorio producida en el espacio o ensaladas cuyos ingredientes han crecido a bordo de la Estación Espacial Internacional. A estas opciones se suma la posibilidad de “pescar en la Luna”, o lo que es lo mismo, diseñar una piscifactoría lunar. 

Para diseñar comunidades futuras autosuficientes en Marte y también en nuestro satélite vecino, este nuevo estudio publicado en Springer sugiere que los astronautas podrían criar peces en la Luna utilizando huevos traídos de la Tierra y agua que está disponible en la superficie lunar.

Los investigadores, replicando el lanzamiento de la nave espacial rusa Soyuz, descubrieron que los huevos de dos especies de peces, la lubina europea (Dicentrarchus labrax) y la corvina (Argyrosomus regius), pudieron sobrevivir al ser llevados a la Luna. “Propuse la idea de enviar huevos, no pescado, porque los huevos y los embriones son muy fuertes”, apunta Cyrille Przybyla, investigador de acuicultura en el Instituto Francés de Investigación para la Explotación del Mar que dirigió el estudio.

Astronautas de la NASA saborean los primeros rábanos cultivados en el espacio

El equipo comenzó los experimentos seleccionando las dos especies de peces en función de factores como los modestos requisitos de oxígeno, la baja producción de dióxido de carbono y el corto tiempo de eclosión. Para lograr su propósito agitaron los vasos de precipitados que contienen los huevos con un agitador orbital. Luego, soportaron vibraciones aún más fuertes en una máquina diferente que simulaba el lanzamiento de un cohete Soyuz ruso.

Los resultados son esperanzadores: para los huevos de lubina, la tasa de éxito fue del 82% en las muestras de control sin agitar. El experimento hizo eclosionar el 76 por ciento de los huevos de lubina. Los huevos magros se comportaron incluso mejor con el 95% de los huevos sacudidos que eclosionaron.

El equipo afirma que la creación de la piscifactoría es una posibilidad plausible gracias al transporte de esos huevos. Los astronautas generalmente comen productos liofilizados que no son exactamente agradables de comer, por lo que esto podría proporcionarles “aminoácidos esenciales, ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y vitamina B12”.

Esta piscifactoría utilizaría el agua lunar y abastecería de alimentos frescos a los residentes del futuro Moon Village que será construido por la Agencia Espacial Europea (ESA). El estudio, el proyecto Lunar Hatch, es uno de los 300 años que actualmente está siendo evaluado por la ESA.

Imagen | NASA

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.