Tecnología

Los asistentes de voz: tecnología con potencial a la espera de casos de uso ilusionantes

Amazon Echo, Google Home o Apple HomePod: ¿cuál es el altavoz más seguro?

Amazon controla alrededor del 61% del mercado de asistentes virtuales en Estados Unidos, seguido muy de lejos por Google con el 34% de cuota de mercado. Pero la situación podría cambiar muy pronto y os contamos los indicios que invitan a ello…

Fueron uno de los regalos estrella de las pasadas Navidades y prometen seguir siendo uno de los dispositivos más vendidos durante este 2019. Hablamos de los asistentes de voz para el hogar, una categoría de productos que vienen  a automatizar muchas de las tareas cotidianas en nuestras casas, ofrecernos una experiencia completamente nueva de entretenimiento y ocio conectado, facilitar las búsquedas en Internet mediante una interfaz más natural que el teclado o ayudarnos a hacer la compra sin tener que perder ni un segundo.

Prometedora tecnología, no exenta de debates en materia de privacidad o seguridad, que poco a poco va calando entre el consumidor medio. Con dos grandes protagonistas, antagonistas si se prefiere, en una contienda por dominar el punto de acceso por defecto a Internet en nuestras casas: Google Home (con su Google Assistant incorporado) y Amazon Echo (con Alexa como asistente). Una batalla que, hoy por hoy, se inclina del lado del gigante del comercio electrónico.

No en vano, un reciente estudio de Strategy Analytics reflejaba cómo Amazon controla alrededor del 61% del mercado de asistentes virtuales en Estados Unidos, seguido muy de lejos por Google con el 34% de cuota de mercado. Hay que recordar que en estos porcentajes no se incluyen únicamente los dispositivos de marca propia, sino también aquellos de terceros que han incorporado sus respectivos asistentes en coches conectados, neveras, hornos, calentadores y un sinfín de objetos más que ni nos podemos llegar a imaginar (en el CES de Las Vegas pudo verse hasta recipientes para arroz y pasta conectados con Amazon Alexa).

Alexa y Google Assistant se llenan de apps zombies

Otra fuente. la firma de análisis IDC, pone precisamente números al ecosistema de dispositivos compatibles con cada uno de estos asistentes: mientras que Amazon puede gestionar hasta 20.000 dispositivos, Google apenas es compatible con 6.000. ¿La razón? A juicio de los expertos la explicación radica en que los de Jeff Bezos se adelantaron a sus rivales en el tiempo, tanto a la hora de comercializar sus dispositivos y crear una comunidad de usuarios como en el lanzamiento abierto del SDK para que desarrolladores pudieran explotar su tecnología en beneficio propio. No en vano, el SDK de Google -al igual que el de Cortana, de Microsoft- siguen estando restringidos para desarrolladores escogidos por sendas empresas, mientras que Apple es bien conocida por sus enormes limitaciones a la hora de crear experiencias que se salgan del marco ideado en Cupertino.

¿Cambiarán las tornas?

Sin embargo, no hay reinado que mil años dure y ya comienzan a escucharse las primeras alertas de un posible cambio en la cúspide de esta industria que, por otro lado, aún está en pañales. Y es que, si nos fijamos en los datos proporcionados por Parks Associates y recogidos por Twice, las ventas de Google Home se incrementaron más del 165% en los tres primeros trimestres de 2018 respecto al mismo período del año anterior. Por su parte, y en el mismo intervalo de tiempo, Amazon solo logró un incremento del 5% en las ventas de su Echo.

Además, no hemos de olvidar que Google se guarda un as en la manga muy poderoso: la integración plena con los propios productos de la firma, desde los smartphones Android, Gmail, YouTube o Chromecast. Por el contrario, Amazon solo puede proporcionar una experiencia completa con su portal de comercio electrónico y sus servicios audiovisuales (Prime Now, Prime Music, etc.), cuya tasa de adopción es prácticamente residual en regiones como Europa. Y en el caso de las tiendas online, tampoco el diferencial podría ser tan grande: Google ya ha incorporado como socio en Estados Unidos a Walmart y podría repetir experiencia en otros países como España.

Cuando Alexa se vuelve loca: habla de sexo y propone matar a padres adoptivos

Existe otro elemento más a tener en cuenta en la ecuación: la capacidad de mejorar los algoritmos de inteligencia artificial de estos asistentes virtuales. Un terreno donde Google -con más de 50 millones de muestras de voz, miles de millones de búsquedas gestionadas cada curso y 20 años de experiencia en entender cómo interactúan los consumidores con las interfaces digitales- tiene mucho que ganar.

¿Por qué no despegan los asistentes de voz?

En cualquier caso, existe un problema de fondo mucho más serio para el futuro de los asistentes de voz, ya sean de Google o de Amazon: el escaso interés de los consumidores. Pese a que las ventas se incrementan año a año, su ritmo de adopción sigue siendo preocupantemente lento y las opiniones de los ciudadanos no dejan muy buenas perspectivas a futuro.

Recuperando un informe de junio de 2018, firmado por IDC, el 31,3% de las personas que no ha usado un asistente virtual cree que no estos dispositivos no tienen un uso real o práctico en sus vidas. No cabe duda de que hacen falta funcionalidades inmediatas que despierten la ilusión de los consumidores en estas lides. Otro 30,4% apela a preocupaciones en materia de seguridad y privacidad, parcelas de difícil solución dado los modelos de negocio de estas compañías y su explotación intensiva de datos. Mientras, otro 26,5% reconoce tener falta de información sobre esta clase de tecnologías y un concluyente 24,9% no ve ningún valor en comprar un asistente de voz.

Te recomendamos

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.