Los centros de datos son esos lugares donde se almacena toda la información a la que se accede a través de la red. Sean los correos electrónicos, series de cualquier plataforma, bases de datos, bancos de imágenes… Todo aquello que no ocupa espacio en tu ordenador lo hace en algún lado.

Cada vez hay más gente conectada a internet, desde los nativos digitales o los ancianos que utilizan aplicaciones de mensajería para comunicarse con la familia. Esto empuja a que existan más centros de datos y que se planteen ciertos problemas logísticos, como la necesidad de que estén lo más cerca posible del usuario para sufrir una menor latencia, o el modo de refrigerarlos.

En DE-CIX, una operadora de puntos de intercambio de internet, han recopilado información sobre los lugares más extraños donde se encuentran estos centros de datos.

Centros religiosos

catedral

En la catedral ortodoxa Uspenski, situada en el centro de Helsinki, existe un refugio antiaéreo desde la II Guerra Mundial. Ese espacio que sirvió para salvar vidas en su momento se utiliza hoy día para guardar un centro de datos.

Las ventajas del espacio son obvias, sumado a la seguridad, también existe un ahorro de energía al mantenerse en un espacio frío y, además, aprovecharse la energía que desprenden los servidores para alimentar la calefacción de cientos de hogares.

Búnkeres

bunker

Igual que en el caso anterior, los búnkeres son un lugar adecuado para guardar estos centros. Además, hay países donde existen un buen número de ellos por culpa de la II Guerra Mundial o la Guerra Fría, como en Suecia.

El búnker Bahnhof Pionen está a 30 metros bajo el suelo y tiene una puerta de acero de 40 centímetros de grosor. Arriba hay un enorme parque que oculta este espacio tan idóneo para la labor y donde se ha instalado el enorme centro de datos.