Motor Tecnología

Las infracciones de tráfico que te pueden llevar a prisión

Las infracciones de tráfico que te pueden llevar a prisión

La de cosas que estamos aprendiendo últimamente a través de las redes sociales. Por ejemplo, un reciente tuit de la DGT nos sirve de guía rápida para saber cuáles son las cinco infracciones de tráfico que te pueden llevar a la cárcel. ¿Las conoces?

Los últimos datos facilitados por Tráfico apuntan que cada año hay cerca de 100.000 conductores condenados a penas de prisión por algún delito de tráfico. La mayoría son condenados por conducir bajo el efecto del alcohol y/o las drogas y aunque se suele pensar que la conducción temeraria es la principal causa de encarcelación, lo cierto es que solo un 2% del total de condenados en 2017 lo fue por esta razón.

Ahora bien, ¿cuáles son las infracciones que pueden terminar con un conductor en prisión?

Las infracciones de tráfico que te pueden llevar a la cárcel

Hace unos días la Dirección General de Tráfico publicó un tuit en el que repasaba las siete infracciones de tráfico que pueden castigadas con prisión. Lo hizo aprovechando la noticia de un conductor que había sido cazado circulando a 194 km/h por hora en un tramo limitado a 70 km/h.

De acuerdo con lo publicado por Tráfico, las infracciones de tráfico que te pueden llevar a la cárcel son las siguientes:

  1. Conducir a una velocidad excesiva
    No se trata de superar levemente el límite máximo, sino de circular deliberadamente a una velocidad muy superior a lo permitido en cada vía: 60 km/h por encima del límite en vía urbana y 80 km/h por encima del límite en vía interurbana.
    Castigo: El Código estipula la posibilidad de pena de prisión de tres a seis meses. O realizar trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Sí está asegurada la retirada del permiso de uno a cuatro años.
  2. Conducir bajo el efecto del alcohol o las drogas
    la condena puede oscilar entre tres y seis meses de prisión si se superan los 0,60 mg/l de alcohol en aire espirado o los 1,2 mg/l de alcohol en sangre, además de la retirada por el mismo periodo que por velocidad excesiva. En el caso del consumo de sustancias psicotrópicas, estupefacientes y drogas tóxicas, será el agente de tráfico que detecte la infracción quien decida si denuncia al conductor por un delito contra la seguridad vial o no.
  3. Negarse a realizar la prueba de alcohol
    Muchos conductores desconocen que negarse a someterse a la prueba puede acarrear penas de uno a cuatro años de cárcel.

    Conductor bebido
  4. Conducción temeraria
    Se entiende que la conducción temeraria es aquella que provoca un riesgo grave y real para la vida o la integridad de otras personas. Está penada con prisión de seis meses a dos años. Esta pena se incrementa en caso de que se considere que se conduce con manifiesto desprecio por la vida de los demás. De uno a dos años de cárcel si no se llega a poner en situación concreta de peligro la vida de terceros y de dos a cinco en el caso que sí se registre una situación concreta (por ejemplo, conductores que circulan a alta velocidad en sentido contrario).
  5. Conducir sin permiso o tras haber perdido todos los puntos
    Aquí entra quien se pone al volante sin nunca haber obtenido el permiso o cuando, le ha sido retirado por otra infracción o se han agotado los puntos del permiso. Sea cual sea la razón, las penas de cárcel pueden oscilar de seis meses a dos años. También se puede fijar trabajo a la comunidad de 31 a 90 días.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.