Tecnología

Las burbujas políticas y Google: cuando la posverdad tiene nombre de algoritmo

Qué gigantes tecnológicos gastan más para influir en la Comisión Europea

Vivimos en una burbuja, en un universo condenado a moverse en unos determinados ejes y donde nuestras decisiones quizás no sean tan libres como pensamos. No, no estamos hablando del capítulo interactivo de Black Mirror (más que recomendable para reflexionar sobre la libertad de elección, ya no en la era digital, sino en su más amplia concepción). Lo que nos ocupa hoy son las burbujas que los buscadores, esos que nos ordenan el caos inherente a una red distribuida y con millones de portales como es Internet, están creando en el imaginario colectivo.

Y es que, aunque no seamos conscientes de ello, los resultados que Google o Bing nos muestran son muy diferentes según nuestros puntos de vista políticos e, incluso, de nuestros intereses culturales. No es ningún secreto que este tipo de herramientas tienen en cuenta nuestros hábitos previos para personalizar los resultados que se nos muestran, pero el alcance que tiene esa estrechez de miras bien merece un análisis en profundidad.

Justo lo que han querido hacer unos rivales de Google, el buscador DuckDuckGo, que presume de ser mucho menos intrusivo que el gigante de Larry Page y Sergey Brin. En un amplio estudio, se examinaron las hojas de resultados de 87 personas (76 en PC y 11 en móviles) al buscar conceptos polémicos en el panorama político de EEUU, como el control de armas, el movimiento ‘anti-vacunas’ o la inmigración.

Donald Trump: así ganó un 10% de votantes gracias a la publicidad segmentada en Facebook

Pues bien: el 92% de los usuarios recibió resultados únicos (esto es, perfectamente ajustados a su personalidad y forma de pensar) al buscar por vacunas, porcentaje que bajó al 63% en el caso de la inmigración y al 59% si el objeto de búsqueda era el control de armas.

Por poner ejemplos concretos, una persona que se manifestaba como abiertamente republicano obtenía la web de la Asociación Nacional del Rifle en las primeras posiciones, mientras que otros usuarios no la veían en todo el primer ‘scroll’. ¿De lo poco que se mantenía en todas las búsquedas? La página de la Wikipedia al respecto… y ni tan siquiera: hubo sujetos que no encontraron la enciclopedia abierta entre sus primeros nueve resultados.

Ni el modo incógnito nos salva

Hasta ahora, nada del otro mundo ni nada que Google esconda de cara al público: el popular buscador presume de su capacidad de personalización, incluso con otros factores en mente como la ubicación o el momento del día. Solo se salvan, según ha declarado esta compañía a medios norteamericanos, las “historias principales” y las noticias asociadas a la búsqueda.

Este extremo, puesto también en tela de juicio por DuckDuckGo, nos lleva a otro de los mitos más extendidos en la ciberesfera: usar el modo incógnito para librarnos de estos hábitos personales que Google ya conoce de nosotros. Pues bien: el estudio demostró que los resultados del modo incógnito eran tan variados como los de la búsqueda normal, lo que sugiere que, al parecer, Google también está adaptando esos resultados. Las personas no deben dejarse llevar por una falsa sensación de seguridad de que el llamado modo ‘incógnito’ las hace anónimas“, sentencia el estudio.

Las implicaciones de estas burbujas

Los investigadores de DuckDuckGo afirman que esta burbuja puede ser “particularmente perniciosa” cuando se buscan temas políticos. “Eso se debe a que los votantes indecisos e inquisitivos recurren a los motores de búsqueda para realizar una investigación básica sobre los candidatos y los problemas en el momento crítico en que están formando sus opiniones (…) Si obtienen información que se sesga hacia un lado debido a sus burbujas de filtro personales, esto puede tener un efecto significativo en los resultados políticos en conjunto“, explican sus expertos.

No en vano, Google y otras plataformas tecnológicas, como Facebook, han sido examinadas a la luz de las elecciones de 2016 sobre cómo sus algoritmos ordenan los resultados y aíslan a las personas con puntos de vista similares. Ello ha permitido al controvertido presidente Donald Trump afirmar en repetidas ocasiones que Google está en su contra, ya que la mayoría de resultados que se mostraban en los buscadores sobre su persona eran de los medios “liberales”, críticos con su gestión.

About the author

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.