La inversión en tecnología se va a disparar en los próximos 3 años en Europa como consecuencia del coronavirusEn tan solo semanas, las relaciones de los individuos y de las empresas con este tipo de soluciones ha cambiado. 

Y la automatización de las tareas humanas será la más beneficiada tras esa transformación, según un estudio de EY que mide la inversión directa en tecnología en Europa y el impacto del COVID-19 en el sector.

Según el mismo, las inversiones extranjeras directas sobre el continente se verán perjudicadas en un primer momento por la crisis del coronavirus. Sin embargo, de aquí a 2023, los desembolsos en tecnología se dispararán, una vez se hayan superados los efectos iniciales de la pandemia. 

Crean el robot blando más rápido del mundo inspirado en el guepardo

Aunque el 2019 parece un recuerdo del pasado, como sostiene la cosultora, hay que recordar las cifras de inversión que había antes del COVID-196.421 proyectos de innovación en marcha en 47 países. España es el cuarto con más desarrollos, el 7,6% del total, detrás de Francia, Reino Unido y Alemania.

Se estima que un 10% de todos planes de innovación europeos se cancelen y que un 25% se ajusten o terminen por anularse. 

Son los efectos directos del coronavirus, aunque no los indirectos, ya que, en un plazo mayor, la inversión extranjera en tecnología no solo se recuperará, sino que se disparará. 

De las más de 120 corporaciones encuestadas por EY, el 82% prevé acelerar sus recursos destinados a tecnología en los próximos 3 años, como consecuencia de la pandemia.

La automatización de las tareas humanas, la más beneficiada por el COVID-19

El 82% de la muestra disparará la adopción de tecnologías que automaticen las tareas manuales humanas, según EY. Será la más beneficiada cuando las economías se recuperen de los primeros perjuicios de la pandemia.

La siguiente prioridad para las corporacionesdespués de tender a una mayor robotización, será la sostenibilidad y el cambio climático. La crisis sanitaria también ha puesto de manifiesto esa preocupación y el 57% del total de los encuestados, también destinará recursos a ese ámbito.

Por último, la tercera de las tendencias que se acelerarán tras el COVID-19 será el retroceso de la globalización. Antes de la crisis sanitaria, las variables que más afectaban a las decisiones de las corporaciones en Europa eran el Brexit o las tensiones políticas.