Tecnología

Este gráfico analiza el estado de la libertad en Internet en todo el mundo

Este gráfico analiza el estado de la libertad en Internet en todo el mundo

Según un reciente informe, la libertad de Internet en todo el mundo ha estado cayendo constantemente durante ocho años consecutivos. Este gráfico elabora un análisis internacional de su estado en los diversos países del mundo.

Al igual que la libertad de circulación, expresión, opinión o pensamiento sufre censura en muchos lugares del planeta con diferentes técnicas como violencia por parte de las fuerzas de seguridad del estado, encarcelamientos, prohibición de reuniones o control de los medios de comunicación, lo mismo se aplica al universo digital, que constituye un reflejo fidedigno de la libertad que existe en las diferentes sociedades de nuestro mundo.

Adiós al Internet libre: cómo nos afecta la Ley del Copyright aprobada en la UE

En el mundo digital, el control progresivo a menudo aparece de manera más sutil que en el plano físico. Gobiernos y entidades acceden a los datos personales sin que nosotros lo sepamos, y enjambres de cuentas sospechosamente afines dominan las plataformas de redes sociales.

El informe Freedom on the Net, elaborado por Freedom House y que puedes encontrar completo en el siguiente enlace, divide la supresión de la libertad online en una serie de elementos, desde el filtrado de contenido hasta la detención de editores en línea.

Según el informe, la libertad de Internet en todo el mundo ha estado cayendo constantemente durante ocho años consecutivos. Incluso en los países más abiertos, se está tornando complicado buscar información y tomar decisiones libres de coerción o manipulación oculta.

En los países occidentales, la supresión de libertad online a menudo se asoma en forma de desinformación y recolección excesiva de datos. Ejemplos potentes los encontraos en escándalos recientes como Cambridge Analytica, una demostración aterradora de la combinación entre Big Data y control político de la población.

La reacción a esta recopilación de datos por parte de las compañías tecnológicas también produjo uno de los desarrollos más prometedores del año pasado: el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la UE. Si bien las regulaciones no son aplicables a entidades gubernamentales y militares, se ha generado un camino hacia una mayor transparencia y responsabilidad para las empresas, así como una mayor protección de la privacidad y seguridad de los internautas.

El informe, cuyos resultados se reflejan en la siguiente infografia elaborada por Visual Capitalist, muestra cómo cerca de un tercio de las personas en el mundo vive en países que se consideran “parcialmente libres”. Por ejemplo, Turquía bloqueó la Wikipedia y las empresas de medios sociales se vieron obligadas a censurar los comentarios políticos. El país representa uno de los mayores descensos en la libertad de Internet en los últimos años.

En Nigeria, los requisitos de localización de datos han sido promulgados, siguiendo la estela de países como China y Vietnam, donde los servidores deben estar ubicados dentro del país para “la inspección, el almacenamiento y el suministro de información a solicitud de las agencias de administración estatales competentes”.

Especialmente en Asia, el acceso a la información online es complicado, ya que el contenido publicado por un individuo puede ser monitoreado y censurado, y la actividad online que se consideraría benigna en los países occidentales puede tener graves consecuencias en el mundo real, como el encarcelamiento o la muerte. China es el país con un Internet más restringido entre las 65 naciones incluidas en el informe. 

Los operadores de red chinos están obligados a almacenar todos los datos de los usuarios dentro del país, a los que pueden acceder los organismos gubernamentales, y se les exige también exigen la detención inmediata la transmisión de “contenido prohibido”. El país también está reprimiendo con dureza el uso de las VPN, que se utilizan para eludir el Gran Cortafuegos de China. También se ha incrementado el uso de las tecnologías de reconocimiento facial.

Mientras tanto, en Rusia fue bloqueada la popular aplicación de mensajería Telegram debido a su negativa a permitir que el servicio de seguridad del país acceda a datos encriptados. Este ejemplo destaca un creciente dilema al que se enfrentan las empresas de tecnología que operan a nivel internacional: aceptar la demanda del gobierno o perder el acceso a grandes mercados.

Este gráfico analiza la libertad en Internet en todo el mundo

Infografía | Visual Capitalist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.