Tecnología

Estas botellas de plástico basado en plantas se degradan en un año

Estas botellas de plástico basado en plantas se degradan en un año

Una compañía holandesa está buscando combatir la crisis del plástico con una alternativa basada en plantas que se degrada en un año, una iniciativa en la que ya han reparado compañías como Carlsberg, Coca-Cola y Danone.

Existen numerosas iniciativas y proyectos para abolir el plástico, encontrar alternativas biodegradables a su uso, sustituirlo por envases naturales –desde hojas de plátano a envoltorios comestibles– o limpiarlo de océanos, ecosistemas naturales y otros lugares, ya que nada escapa a su cada vez más perjudicial omnipotencia.

Este exprimidor convierte la cáscara de las naranjas en vasos bioplásticos

Aunque lo ideal es no utilizarlo y apostar por envases reutilizables, compra a granel y similares, otros proyectos buscan la creación de botellas de plástico basadas en plantas. Es el caso de Avantium, una compañía bioquímica en los Países Bajos que está recaudando fondos para este material. La tecnología ha llamado la atención del fabricante de cerveza Carlsberg, el gigante de bebidas Coca-Cola y Danone. Las tres compañías han señalado que plantan para usar la tecnología de Avantium en el futuro, según Ubergizmo.

Como ya te adelantamos en TICbeat, Carlsberg espera vender su pilsner en una botella de cartón forrada con una capa interna de plástico vegetal, como puedes apreciar en la siguiente imagen.

calsberg

“Es un hito en el desarrollo de aplicaciones de alto valor como las botellas especiales”, dijo Marcel Lubben, Director Gerente de Avantium a LADbible. “The Paper Bottle muestra cómo nosotros, junto con nuestros socios, podemos usar la innovación para ayudar a dar forma a los envases para un futuro circular y sostenible”.

Son cada vez los ciudadanos que reclaman un futuro más sostenible y la reducción del uso de plástico por parte de compañías como Coca Cola, la empresa que más contamina de plástico el planeta y que se resiste a abandonar el plástico de un único uso, que tarda cientos de años en descomponerse. Pese a ello, alrededor de 300 millones de toneladas de plástico se fabrican a partir de combustibles fósiles cada año, contribuyendo a agravar la crisis climática, el problema más grave de nuestro tiempo.

En el caso del proyecto de Avatium su plástico “tiene credenciales de sostenibilidad muy atractivas porque no utiliza combustibles fósiles y puede reciclarse, pero también se degradaría en la naturaleza mucho más rápido que los plásticos normales”, dijo su director Tom van Aken, director ejecutivo de Avantium, a The Guardian. Para finales de este año esperan tener una gran inversión en la planta de bioplásticos, incluso pese al bloqueo del coronavirus.

En verano anunciará colaboraciones con otras compañías de alimentos y bebidas, mientras que la esperanza es que el producto aterrice en las estanterías de las tiendas para 2023. El proyecto inicial producirá alrededor de 5.000 toneladas de plástico cada año utilizando azúcares de maíz, trigo o remolacha.

Fuente | Ecowatch

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.