Tecnología

Esta startup cría algas marinas para secuestrar carbono del fondo del mar

Esta startup cría algas marinas para secuestrar carbono del fondo del mar

Otra curiosa propuesta para luchar contra el cambio climático: una startup estadounidense quiere criar algas marinas en mar abierto y luego hundirlas en el fondo del océano para secuestrar el carbono del interior.

Running Tide es una compañía de acuicultura que ha encontrado una manera de lidiar con el exceso de carbono en la atmósfera mientras se intentan reducir las emisiones. Y para ello recurre al potencial casi infinito de las algas, cuyos bosques, al igual que los de los árboles, absorben carbono del aire a medida que crecen. Mientras que el carbono de los bosques terrestres peligra más por la deforestación, la pérdida de masa forestal o los incendios, las algas que se hunden en el fondo del océano pueden permanecer allí durante siglos.

“Una vez que el bosque de algas desciende por debajo de los 1.000 metros, no vuelve a subir, debido a la presión. De esa manera, se puede obtener al menos 1.000 años de secuestro. Lo más probable es que se convierta en petróleo o sedimento y sea secuestrado en la escala de tiempo geológica: millones de años”, dice Marty Odlin, fundador de Running Tide.

A gran escala, el proceso podría marcar una diferencia significativa. Un estudio de 2019 que analizó el potencial del cultivo de algas marinas para compensar las emisiones de carbono calculó que el crecimiento y el hundimiento de macroalgas en una pequeña fracción de las aguas federales frente a la costa de California podrían compensar por completo las emisiones de la enorme industria agrícola del estado. Como potentes aliadas, las algas podrían capturar el exceso de carbono existente mientras se transita a un mix energético basado en renovables o sectores como la ganadería y el transporte reducen sus emisiones.

Estas chanclas a base de algas desaparecen a los cuatro meses

La compañía de tecnología Shopify, que invertirá un mínimo de 5 millones de dólares anuales en empresas con soluciones de sostenibilidad prometedoras, seleccionó a Running Tide en su primera ronda de inversiones este 15 de septiembre. Stacy Kauk, directora del Fondo de Sostenibilidad de Shopify, destacó que este proyecto piloto brinda una solución escalable y de alta calidad para eliminar carbono a largo plazo, aprovechando la masa y la profundidad del océano. Gracias a la inyección de capital de la compañía, Running Tide lanzará proyecto piloto a finales de año. 

La compañía planea enviar sus microarmas a las corrientes marinas abiertas dirigidas a su capacidad para soportar las algas. “Las corrientes lo llevan en este viaje a través de agua rica en nutrientes que es apropiada para la temperatura, la salinidad y cualquier otro factor que contribuya al crecimiento de las algas marinas, y terminan en la llanura abisal”, explica el responsable de Running Tide.

Tras este proceso, hundirán los bosques de algas en lo más profundo del océano, donde estarán sostenidos por joyas biodegradables concebidas para descomponerse cuanndo pase el tiempo. Una de las soluciones con las que están experimentando cuenta con un tapón el océano desgasta lentamente, creando un agujero que hunde toda la plataforma en lo más hondo del fondo abisal.

La startup ha probado los principios básicos del concepto cerca de la costa y empleará el dinero para hacer pruebas en lugares más profundos y rastrear su efectividad. Odlin, que proviene de una familia de varias generaciones de pescadores de Maine, ha visto los impactos del cambio climático de primera mano y reconoce lo importante que será actuar con rapidez. “Miro de dónde soy y veo las oportunidades que se reducen a mi alrededor. Y miro a California en llamas. Es como si básicamente tuviéramos a Godzilla pisoteando por todo el mundo y simplemente destruyendo todo, y viniendo por todo lo que amamos. En algún momento, tienes que luchar”, recoge Fast Company.

Fuente | Fast Company

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.