Tecnología

Esta es la primera ciudad española que limita la velocidad urbana a 30km/h

ciudad

Bilbao se ha convertido en la primera ciudad del mundo con más de 300.000 habitantes que ha tomado esta decisión en torno al ritmo de sus calles y avenidas: lo ha reducido por debajo de 50 km/h.

El consistorio alude a razones medioambientales y de seguridad vial por las que Bilbao se ha convertido en pionera al reducir a 30 km/h el límite de velocidad urbano.

Según los datos del ayuntamiento, cada día llegan a la ciudad 180.000 coches procedentes de las zonas residenciales periféricas. Cifra a la que hay que sumar los 150.000 conductores que salen para ir a trabajar a las afueras y los 105.000 que utilizan sus vehículos particulares para moverse por Bilbao sin salir de ella. Cifras que, incluso, se han incrementado desde la aparición del coronavirus.

Una ciudad que se mueve a pie

Corría el año 2015 cuando la capital de Vizcaya puso en marcha un plan para mejorar la circulación de la urbe. Con él pretendían reducir los 1.500 accidentes de circulación que se producían en un año, las 191.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) procedentes de los coches, autobuses y furgonetas y los decibelios registrados que, en algunas vías de la ciudad diseñadas como conexiones rápidas, llegaban hasta 85.

Esta es la carretera más peligrosa de España

Paso a paso, Bilbao ha ido activando las medidas que se incluían en este plan. En 2018 redujo a 30 km/h el límite de las calles más céntricas, una decisión que tenía sentido con los números sobre la mesa: el 65% de los desplazamientos se hacen a pie y su metro transportó en 2019 a 97 millones de pasajeros. No son las únicas razones que esgrime el ayuntamiento de la ciudad para extender esta limitación a toda la zona urbana: las emisiones de CO2 se reducirán un 3% y sólo uno de cada diez accidentes provocarán heridos de gravedad.

Control y multas

Para vigilar que los conductores cumplen con los nuevos límites de velocidad, Bilbao hará uso de la red de radares que tiene instalada en la ciudad: seis cinemómetros que no perderán de vista a los conductores de esos 435.000 vehículos que, cada día, atraviesan las calles bilbaínas. Las multas irán desde los 100 euros si se circula a 32 km/h hasta los 600 euros si se superan los 80 km/h, infracción que, además, irá acompañada de la retirada de seis puntos en el carnet de conducir.

*Artículo original publicado por Elena Sanz Bartolomé en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.