Sin duda un primer paso muy importante, que confirma que los satélites Starlink están funcionando con normalidad, y ya transmiten Internet. Suponemos que SpaceX aún necesita unos meses para calibrar esa conexión y ajustarlo todo antes de ofrecerla al público, por eso no estará disponible para todos los usuarios hasta el año que viene, según la propia compañía.

Pero el proyecto global es mucho más ambicioso. Pretende poner en órbita nada menos que 42.000 satélites para cubrir, literalmente, todo el planeta. 4.000 satélites este año, 12.000 en 2020, y unos 24.000 en 2024.

Parece que el futuro de Internet, al menos de una Internet a escala planetaria, está en el espacio. Otras compañías como Amazon, Facebook o Airbus también quieren poner cientos, miles de satélites en el espacio.

Amazon ha recibido recientemente la aprobación para lanzar 3.236 satélites de Internet, dentro de su Proyecto Kuiper.

“El Proyecto Kuiper es una nueva iniciativa para lanzar una constelación de satélites de órbita baja que proveerán de conexión de banda ancha de baja latencia a comunidades que tienen poca o casi ninguna conexión a Internet en todo el mundo”, explicó el representante de Amazon en un email a GeekWire. “Es un proyecto a largo plazo que pretente ofrecer servicio a docenas de millones de personas que no tienen acceso a Internet de banda ancha“.

784 satélites se situarán a una altitud de 590 Kilómetros. 1.296 satélites lo harán a 610 kilómetros, y 1.156 se situarán en una órbita de 630 kilómetros. Facebook también tiene en marcha un proyecto similar.

¿Realmente necesitamos tantas docenas de miles de satélites orbitando sobre nuestras cabezas? Los científicos están preocupados porque tal cantidad de objetos artificiales, volando unos tan cerca de otros, podrían producir alternaciones en la iluminación nocturna, así como en la observación del espacio desde la Tierra.