Tecnología

La tribu Uru-Eu-Wau-Wau usa drones para evitar la deforestación del Amazonas

Esta tribu amazónica usa drones para vigilar la deforestación y los incendios

La tribu brasileña Uru-Eu-Wau-Wau ha tendido la mano a la tecnología para defender sus tierras y cuidar la naturaleza. De un tiempo a esta parte los indígenas utilizan drones para vigilar incendios y deforestación en la selva amazónica.

La Amazonia registró el pasado mes de junio el mayor número de focos de incendio de los últimos 13 años: ese mes hubi 2.248 focos activos, según datos del Instituto Nacional de Estudios Espaciales (INPE), lo cual supone un repunte 19,6% en comparación con junio de 2019, cuando se notificaron 1.880 focos. Los incendios amazónicos son uno de los problemas medioambientales más graves de la época contemporánea -sumados a otros como los del Ártico, Australia o California-, a los que se suma la deforestación, destinada a tener áreas despejadas para cultivos ilegales o ganadería.

La tribu Uru-Eu-Wau-Wau, en estrecha colaboración con las ONG, se ha decantado por utilizar drones para vigilar la sevla tropical, observar las áreas donde se está produciendo la deforestación y vigilar las acciones ilegales que causan la desaparición de este paraíso natural. El bosque es el hábitat, fuente de alimento, hogar, sustento y medicina de esta tribu, que reside en Rondonia.

El proyecto se originó cuando seis tribus amazónicas se unieron con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Asociación de Defensa Etnoambiental Kaninde, una ONG brasileña, para aprender a operar drones y poder mapear áreas de díficil acceso que han sido objetos de actividades ilegales. El material resultante de alta resolución obtenido por los drones es enviado como denuncia a las autoridades.

Actualmente, se han donado 19 drones de unos 2.000 dólares cada uno a través del proyecto WWF-Kaninde a 18 organizaciones que se enfocan en la defensa y protección amazónica. Así, los Uru-Eu-Wau-Wau rastrean los cielos con estos aparatos voladores no tripulados desde el pasado diciembre detectando acaparadores de tierras y madereros ilegales. Así pudieron descubrir que se estaba deforestando un área de aproximadamente 200 hectáreas en su reserva en el estado de Rondonia.

Indígenas nativos de todo el mundo alzan la voz en Google Earth

“La tecnología actual, para el monitoreo territorial, vale mucho”, dijo Bitate, un líder local de 19 años que habla tanto portugués como el idioma nativo de la tribu, Tupi Kawahib. Desde su primer contacto con el mundo exterior a principios de la década de 1980, los Uru-Eu-Wau-Wau han ido integrando tecnologías modernas que coexisten junto a sus tradiciones. Por ejemplo, la electricidad de la red alimenta cuatro pueblos.

La preservación de la selva amazónica se considera vital para frenar el calentamiento global, ya que los árboles absorben el dióxido de carbono y lo almacenan hasta que se cortan y se queman o se pudren. También alberga una increíble biodiversidad. Sin embargo el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, desprecia el valor incalculable de este territorio natural y presentó el mes pasado un proyecto de ley al Congreso que abriría reservas para la minería y la agricultura comercial.

El año pasado, la Amazonía brasileña sufrió su nivel más alto de deforestación desde 2008, según INPE, la agencia gubernamental encargada de monitorear la selva tropical.

Esta es una de las múltiples formas en las que los drones pueden ayudar a proteger la naturaleza: son grandes aliados para las plantaciones masivas de árboles, permiten estudiar de cerca volcanes activos, llevan suministros médicos y alimentos a zonas rurales y remotas y ayudan a combatir la caza furtiva y luchar contra la extinción de animales como los elefantes. Los drones aéreos se han convertido en una herramienta importante para que otros pueblos indígenas de América Latina monitoreen sus tierras: su uso se ha extendido a otras comunidades en Ecuador y Perú.

Fuente | Interesting Engineering/Reuters

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.