Tecnología

Adiós al Internet libre: cómo nos afecta la Ley del Copyright aprobada en la UE

Adiós al Internet libre: cómo nos afecta la Ley del Copyright aprobada en la UE

Ayer los europarlamentarios votaban los diferentes artículos de la Copyright Directive, concretamente el Artículo 13/Artículo 17, el polémico Artículo que amenaza el Internet libre tal y como lo conocemos. Os contamos qué supone que se haya aprobado.

Hace unos días os contamos que el 26 de marzo se iba a votar en la Eurocámara el futuro de la libertad de Internet en la Unión Europea. Diferentes empresas han promovido una serie de artículos para proteger los derechos de autor en Internet, siendo algo que afecta tanto a creadores de contenido como a los propios usuarios.

Y es que, si todo termina como la nueva directriz propone, Twitter, Facebook, Instagram o YouTube no volverán a ser lo mismo. La nueva Directiva del Copyright que ha dividido a los parlamentarios durante meses, tiene luz verde.

Diferentes empresas del ámbito de creación de contenido han forzado una situación en la que se pintaba como una reforma decisiva para que los autores tuvieran la compensación merecida. Según los promotores de la Directiva del Copyright, hay empresas (como Google, Twitter o Facebook) que se han lucrado a costa de los artistas con la colaboración de los usuarios.

Tal y como os contamos el otro día, que la Directiva del Copyright haya salido adelante con 348 votos a favor y 274 en contra, hace que el Internet actual peligre. Ha sido una votación dura y que ha dividido, como podéis ver en el resultado de la votación, a los parlamentarios. Y bueno, ahora… ¿qué?

Cuáles son las consecuencias de la nueva Ley del Copyright

Está claro que algo que ha dividido tanto a la sociedad digital, a los políticos a y a las empresas, tendrá una trascendencia y un impacto en el modo en el que ahora mismo usamos Internet y consumimos contenido, pero, concretamente, ¿cómo afecta a unos y otros la Directiva del Copyright?

El Artículo 13/Artículo 17 de la Directiva del Copyright está claro que cambiará nuestra ”relación” con Internet, pero hay que ver cómo se aplica. Si es de forma estricta, los usuarios podríamos no llegar, siquiera, a poder poner un meme en Twitter (un meme relacionado con cualquier cosa que tenga derechos de autor, claro). Por eso, hay que esperar a ver si, como el Brexit, se aplica de forma dura o flexible.

Además, la Directiva del Copyright nos afectará de forma diferente dependiendo de si somos usuarios o creadores de contenido. Básicamente, lo que hará esta nueva directiva es obligar a las redes sociales a implementar filtros muy estrictos para bloquear contenido, de primeras, que violen los derechos de autor, de cualquier clase.

Verdades y mentiras sobre la nueva directiva de copyright europea

La responsabilidad hasta antes de la votación de la ley si se violaba el derecho de autor estaba en el lado del usuario que violara dicho derecho. Ahora son las empresas las máximas responsables, y es algo por lo que no están dispuestas a pasar.

Por eso, por ejemplo, cualquier vídeo que el algoritmo de YouTube identifique como problemático, será bloqueado de antemano y el usuario tendrá que reclamar. Ahora bien, esto no solo afectará a los usuarios a la hora de subir contenido, sino también a la hora de consumirlo.

Cualquier contenido con derechos de autor en YouTube, por ejemplo, que se haya creado en Estados Unidos no se podrá consumir en nuestro continente. Por ejemplo, si os gusta mucho un analista de cine norteamericano que se dedica a hacer críticas en YouTube, apoyando sus argumentos con fragmentos de películas, ese contenido violaría los derechos de autor y, por tanto, estaría bloqueado en España (y en Europa).

Como decimos, la Directiva de Copyright acaba de salir adelante con luz verde y hay que esperar negociaciones posteriores para ver cómo se aplican las diferentes políticas. Está claro que el primer ”asalto” entre gigantes del entretenimiento, y otras gigantes como Google, se lo ha llevado la industria de creación de contenido.

*Artículo original publicado por Alejandro Alcolea en Computerhoy.com

Sobre el autor

ComputerHoy.com