Motor Tecnología

3 pasos para comprobar el nivel del líquido de frenos de tu coche

3 pasos para comprobar el nivel del líquido de frenos de tu coche

A pesar de que el hecho de que el coche no responda cuando necesitamos que se detenga es una pesadilla recurrente de cualquier conductor, muy pocos son los que comprueban con regularidad el nivel del líquido de frenos.

El líquido de frenos es un elemento fundamental para la seguridad del vehículo: es el responsable de transmitir la fuerza que el conductor ejerce sobre el pedal de freno a las pastillas, para que estas presionen sobre el disco de freno y detener así el movimiento de las ruedas.

Sin entrar en explicaciones técnicas detalladas, es importante saber que el funcionamiento del liquido de frenos se basa en un un sistema de circuito cerrado a presión que además tiene la función de absorber una parte del calor generado por la fricción de las pastillas y el disco.

La clave está en la temperatura

El líquido de frenos debe mantener los niveles de temperatura de ebullición altos para un rendimiento efectivo y seguro. El problema es que el paso del tiempo, el uso y la humedad terminan por rebajar hasta un 10% al año el punto de ebullición.

En la práctica, que el líquido de frenos alcance la temperatura adecuada se traduce en un pedal blando y una frenada insuficiente. El peligro se evita revisando el líquido de frenos con frecuencia y cambiándolo cada dos años o en el kilometraje indicado por el fabricante.

Cómo revisar el líquido de frenos en tres pasos

  1. Abre el capó (siempre con el motor apagado y frío) y localiza el depósito del líquido de frenos (suele estar en el lado del conductor)
  2. Comprueba la cantidad de fluido que contiene. Lo habitual es que se observe a simple vista; debes cerciorarte de que el nivel se encuentra entre los indicadores mínimo y máximo.
    Si no se ve fácilmente, retirare el tapón e introduce una varilla para comprobar el nivel.
  3. Verificamos el color del líquido de frenos. Debe ser ligeramente transparente y amarillento. Si tiene una tonalidad marrón, indica que es muy viejo y que ha llegado el momento de cambiarlo.

Cómo cambiar el líquido de frenos

Esto puede sonar a palabras mayores, pero el proceso no es muy complejo.

Lo primero es asegurarte de que compras el líquido adecuado. Tiene que mirar que tipo de líquido de frenos es (DOT 3, DOT 4, DOT 5.1); también el punto de ebullición (205ºC, 230ºC, 260ºC).

liquido

Para cambiar el líquido de frenos de tu coche hay varias opciones. La más común es el desagüe por gravedad, aunque también existen algunos modelos por presión o succión. En cualquier caso será necesario un recipiente para recoger el líquido de frenos usado. Una vez vaciado el circuito, solo hay llenarlo con el líquido nuevo; recuerda que el nivel quede entre el mínimo y el máximo.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.