En la práctica clínica, los biosensores resultan de gran utilidad para monitorizar el estado de salud de los pacientes. No obstante, su uso en el caso de los bebés resulta muy complicado, ya que muchas veces son dispositivos grandes o con partes rígidas que pueden dañar la delicada piel de los niños.

Liip Smart Monitor, la pulsera inteligente para monitorizar la salud de tu bebé

Hasta ahora, los dispositivos sanitarios portátiles diseñados para bebés solo pueden registrar las características físicas, como la frecuencia cardíaca o respiratoria, y no biomarcadores, que son sustancias que se utilizan como marcador de un estado biológico, por ejemplo la saliva.

Para poder medir biomarcadores en los bebés, el equipo de investigadores ha desarrollado un chupete que cuenta con un biosensor integrado, gracias al cual es capaz de medir los niveles de glucosa a través de la saliva de los bebés. 

En la actualidad, la monitorización continua de la glucosa de los recién nacidos solo está disponible en los hospitales, y el procedimiento requiere perforar la piel del bebé para obtener líquido intersticial.

Estos científicos pensaron que podían diseñar un bionsensor no invasivo para poder realizar la medición de la glucosa evitando pinchar a los recién nacidos. Crearon un prototipo de chupete fabricado con una tetina perforada que puede recoger la saliva del niño y llevarla al interior, hasta una cámara de detección.

Chupete

Una vez allí, en caso de detectar unos niveles determinados de glucosa, unos electrodos envían una débil señal eléctrica, que puede ser detectada de manera inalámbrica por una app en un teléfono móvil, para alertar al personal sanitario.

Después de realizar las pruebas iniciales con pacientes adultos con diabetes tipo 1, el siguiente paso es probar el dispositivo con bebés recién nacidos. En el futuro, el biosensor del chupete podría configurarse para la detectar biomarcadores de otras enfermedades de forma no invasiva.