Tecnología

Cómo el Big Data puede ayudar a un partido político a ganar las elecciones

Cómo el Big Data puede ayudar a un partido político a ganar las eleccionesCómo el Big Data puede ayudar a un partido político a ganar las elecciones

Los datos concentran tanto poder como el petróleo en este siglo XXI, y si no, que se lo digan a los políticos. Ante las elecciones, el Big Data se convierte en la herramienta de marketing más afilada para arañar votos de los indecisos.

Con el escándalo mayúsculo de Cambridge Analytica, en el que la consultora empleó datos de millones de usuarios de Facebook para influir a los votantes en las elecciones presidenciales estadounidenses, el poder del Big Data se reafirmó una vez más. Los partidos políticos se nutren de estas empresas especializadas en marketing para llevar a cabo campañas que otrora eran propias de compañías publicitarias y que hoy, se utilizan para ganar votos, especialmente en el segmento de indecisos.

Desde MyDataMood, la primera plataforma europea que quiere facilitar el intercambio monetizado de datos entre usuarios y empresas, recalcan algunas tendencias y claves del uso del Big Data en las elecciones. Los partidos optan hoy en día por mensajes hipersegmentados, cuyo carácter hace que parezcan exclusivamente dirigidos a ellos y que se identifiquen perfectamente con sus deseos, preocupaciones, necesidades y miedos. Un filtrado exhaustivo de target que no sería posible sin la cantidad de datos personales que prácticamente regalamos con el uso de Internet y las redes sociales.

Con los datos como ingredientes cada partido cocina un menú personalizado para su perfil de votantes, al que surte de píldoras comunicativas acordes a su pensamiento, corriente ideológica o creencias, reforzando la burbuja de filtros de Internet. En lugar de debatir o buscar nuevas ideas, se refuerzan las convicciones herméticas.

Big Data para optimizar el ciclo de producción del arroz en Taiwán

Cabe señalar que en mayo, apenas cuatro días antes de las elecciones municipales, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional y nula la modificación del apartado 1 del artículo 58 bis de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que permitía a los partidos recopilar datos personales relacionados con las opiniones políticas de los ciudadanos sin su consentimiento a través de fuentes públicas, como diversas páginas web o el INE.

Aunque la sentencia pone trabas a la segmentación política del público, los partidos encuentran nuevas estratagemas poco éticas para llegar a sus votantes, por lo imposible de “poner.e puertas al campo”. Tal y como dice Sabina Guaylupo, abogada especialista en Privacidad de Mydatamood: “Sabemos que las mismas técnicas que se utilizaron en el Brexit y que le dieron la victoria a Donald Trump se están usando en España”.

¿Y cómo? Con los mensajes microsegmentados a través de las redes sociales como Faceboook o YouTube. Estas permiten elaborar campañas publicitarias sumamente especificas en base a religión, ideología, sexo, edad, lugar de residencia, estado civil y otras variables en tan solo unos segundos y con un coste muy bajo. Estas prácticas impactan especialmente en la amplia horquilla de ciudadanos indecisos, en su mayoría de edad bastante corta.

Según las estimaciones reveladas por MyDataMood, tres cuartas partes (73%) de los jóvenes entre 18 y 23 años se sirve de las redes sociales como principal fuente de información. Mientras que pueden ser una herramienta útil, rica y diversa, también es fundamental combatir el problema de las fake news y tener precaución ante el contenido ultrapersonalizado de captación por parte de los partidos.

“Hace unas semanas, por ejemplo, conocíamos que Facebook, Twitter e Instagram habían cerrado 359 cuentas fraudulentas vinculadas al PP, cuyo objetivo era generar ruido e imprimir viralidad a mensajes que conviene no personalizar bajo unas siglas concretas, pero sí bajo un nombre y apellidos falsos para generar polémica, confrontaciones o remover miedos”, apunta Guaylupo.

El astroturfing y la sociotermodinámica, dos técnicas clave en el marketing político

Cabe mencionar dos técnicas muy usadas por los partidos políticos. La primera es el astroturfing, una estrategia que oculta la identidad del verdadero emisor de un mensaje o campaña propagandística. La segunda es el empleo de algoritmos de sociotermodinámica que mejoran las campañas electorales.

En este segundo caso, se trata de ecuaciones que predicen por dónde te vas a mover en una escala de tiempo corta, empleando la geolocalización de nuestros dispositivos para conocer en lugar de residencia o de trabajo. A partir de esta información es posible conocer los perfiles de usuarios fueron a un mitin suyo o analizar los resultados de las mesas electorales para ver los patrones de quienes han votado, obteniendo una radiografía completa de las ciudades y aquellos mensajes que pueden generar más empatía entre el target. 

Desde MyDataMood recomiendan ser críticos y exigentes ante todo lo que nos llega mediante las redes sociales y plataformas digitales, tomar conciencia y ejercer sus derechos de Privacidad, que actualmente aparecen recogidos en el actual Reglamento General de Protección de Datos.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.