Tecnología

Así avanza el desigual despliegue de la fibra óptica en el mundo

Así avanza el desigual despliegue de la fibra óptica en el mundo

El porcentaje de conexiones por fibra óptica sobre el total de conexiones fijas de banda ancha varía mucho según el país del mundo al que miremos. Este gráfico mide su avance usando datos de la OCDE que comparan 2018 y 2020.

La transformación digital de los países está directamente conectada con la mejora de su acceso a Internet y también de la potencia de su conectividad a la red. Por ello en los últimos años se ha hecho énfasis en el despliegue de las redes de fibra óptica, que pueden proporcionar acceso generalizado a la banda ancha de muy alta velocidad.

No obstante, existe una profunda brecha en su implantación, tal y como reflejan los datos recogidos por la OCDE. Para acudir a las regiones mejor equipadas habría que volar a Asia. Los dos países con mayor prevalencia de la fibra óptica son Corea del Sur y Japón, donde esta tecnología ya supone más del 80% de las conexiones fijas a Internet de banda ancha. 

La fibra óptica del lecho marino canario servirá para detectar terremotos

Europa también está bien surtida. En la vecina Suecia y en España el 70% de las conexiones de banda ancha son de fibra óptica. Pero además, es notoria la subida que ha experimentado en nuestro país, pasando de ser el 51,8% en 2018 al 69,7% en 2020. En el extremo opuesto, Alemania (menos del 5%) y el Reino Unido (alrededor del 4%) están bastante rezagados en su adopción.

México y Francia se encuentran justo por debajo de la media de los 37 países de la OCDE, situada en un 29%. 

Entre los países de Latinoamérica de los que la OCDE ofrece datos, Chile es el que más fibra óptica ha desplegado, con un 32,8% de los residentes en el país accediendo a Internet fijo a través de fibra óptica en 2020. Muy por debajo de la media de la organización también se hallan Estados Unidos, Colombia o Italia.

fibra óptica

Infografía | Statista

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.