Las medidas que entrarán en vigor el lunes reducen la movilidad en un total de 37 zonas de salud repartidas en seis distritos y siete municipios de la Comunidad de Madrid. Supone esto que quedan prohibidas las entradas y salidas de los perímetros marcados. Sí se permite la circulación en el interior de las áreas acotadas, aunque se establece como recomendación reducir la movilidad y las actividades a lo estrictamente necesario.

Como excepciones a la norma se contemplan los siguientes supuestos en los que sí se podrán acceder o abandonar las nuevas zonas con movilidad restringida de Madrid:

  1. por motivos laborales
  2. por motivos médicos
  3. accesos a centros educativos
  4. regresar a la zona residencial;
  5. asistencia a personas mayores, menores o dependientes
  6. acceso a entidades bancarias o de seguros, legales o administrativas
  7. acudir a exámenes
  8. cualquier otra necesidad prioritaria, urgente o de fuerza mayor

La presidenta, acompañada del vicepresidente, consejero de Deportes, Transparencia y portavoz del Gobierno regional, Ignacio Aguado; y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado que en las zonas afectadas viven alrededor de 850.000 personas, lo que representa un 13% de la población madrileña, si bien concentran casi el 24% de los casos detectados en la última semana.

La orden se publicará en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM) y entrará en vigor el lunes. Ayuso solicitará al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la colaboración de los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para montar los dispositivos de vigilancia y recuerda que las sanciones por no cumplir la norma pueden llegar a 600.000 euros.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild.es