Motor Tecnología

7 trucos infalibles para dejar la tapicería del coche como nueva

7 trucos infalibles para dejar la tapicería del coche como nueva

Para mantener tu coche limpio no hace falta dejarte el sueldo en productos de limpiezas. Existen diferentes trucos con los que podemos mantener desde el exterior al interior como recién salido del concesionario.

Hoy vamos a contaros 5 trucos para limpiar la tapicería del coche, centrándonos esta vez en el habitáculo. Vamos a lío.

Manchas de aceite, café, cola y leche en el coche

Encontrarte con una mancha en la tapicería del coche suele ser normal si lo conduces de manera habitual y alguna vez has comido dentro de él. Las manchas de aceite o leche en el coche son difíciles de quitar, pero si aplicas jabón neutro y lo dejas actuar durante unos cinco minutos mejorará el aspecto de la tapicería. Transcurrido ese tiempo limpia bien toda la zona con agua, aplicando también un poco de jabón sin frotar demasiado.

Manchas de bolígrafo

Quitar las manchas de un bolígrafo no es nada sencillo. Para ello deberás, en primer lugar, hacerte con un quitamanchas específico y, seguidamente, procurar seguir estos pasos. Aplica el quitamanchas en un paño y no frotes la mancha, porque vas a extender la tinta; basta con darle pequeños toques a la misma.

Cuidado con los productos que puedan dañar la tapicería.

Manchas de caramelo

Un caramelo mientras conduces puede devolverte la concentración que habías perdido tras muchos kilómetros. Pero si se te cae en el asiento seguro que te va a fastidiar, aunque no es demasiado grave. Para quitar este tipo de manchas deberás meter un paño en agua caliente. Procura quitar los restos pegajosos y limpiar bien la zona. La mancha se irá disolviendo poco a poco.

Manchas de chicle

Un chicle puede servirte de ayuda de igual forma que un caramelo. Pero, al contrario que el último, no basta con un paño y agua caliente para limpiar la mancha que dejará si cae en el asiento porque sencillamente no se disuelve. Utiliza un aerosol congelador o hielo y un raspador. Con cualquiera de las dos cosas, el aerosol o el hielo, rocía el chicle para enfriar la zona y que se endurezca. Tras conseguirlo aplica el raspador para despegarlo de la superficie.

Manchas de pegamento

Las manchas de pegamento también son de las más difíciles de quitar. Para empezar, deberás de aplicar en la macha un disolvente. Pero no lo hagas directamente, utiliza un paño para darle toques a la mancha e ir quitándolo poco a poco, porque puedes acabar con la pintura o el barniz de la pieza que estás trabajando. Deberás tener paciencia, pero es así de la única manera que lo vas a poder quitar.

Sí, un estropajo puede serte de mucha ayuda

Pelos de perro

No es fácil quitar los pelos de la tapicería de un coche. Y es que en donde menos te lo esperes habrá restos que no habías visto en un primer momento. En primer lugar echa mano de la aspiradora para aspirar bien toda la zona. Utiliza una esponja para frotar con la parte rugosa las zonas donde haya más concentración de pelos. Para ello también puedes utilizar el papel de lija o una esponja de abrasión (claro, sin apretar demasiado) para conseguir que salgan de la tela. Luego, podrás pasar el aspirador de nuevo.

Polvo

Si has acumulado polvo en el habitáculo será probable que afecte a la tapicería y queden manchas en la misma, especialmente si la zona se humedece al sentarte en un día de lluvia. Para quitarlo deberás primero aspirar bien toda la zona. Para ayudarte utiliza una cepillo duro antes de comenzar a aspirar y frota las zonas más afectadas. Ten en cuenta que el polvo flota en el aire, así que tendrás que andar con ojo de no levantarlo mucho. Esas motas flotantes volverán a posarse cuando creas que has dejado todo limpio.

*Artículo original publicado en Topgear.es

Te recomendamos

Sobre el autor

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.