Tecnología

7 secretos para conseguir un marinado perfecto

trucos marinado perfecto

Si te gusta cocinar y preparar exquisitos marinados echando mano de los aliños, especias e ingredientes que tienes por casa aportamos algunos trucos que puedes poner en práctica para mejorarlos.

Marinar no es otra cosa que dejar un alimento durante un tiempo, habitualmente de una a varias horas o en algunos casos un día completo, sumergido en una salsa o adobo para cocinarlo parcialmente, condimentarlo o impregnarlo de sabores. Los marinados nos hacen pensar inmediatamente en pescado, aunque también pueden marinarse las carnes, algunas verduras y fuentes de proteína basadas en plantas como el tofu.

salmón marinado

No se debe confundir macerar con marinar: lo primero ablanda y enternece una carne, suaviza o aromatiza el sabor durante menos tiempo, mientras que lo segundo implic poner en remojo en un líquido aromático y mucho más condimentado. Por norma general no se debe de marinar más de veinticuatro horas y mejor siempre en frigorífico.

En la antigüedad se solía marinar alimentos mediterráneos como el pollo, los pescados azules o las verduras en vino, agua salada, hierbas y especias. En los países nórdicos era más común hacerlo con carnes como oca, jamón o pescados como la caballa. En países como Perú es común el cebiche, mientras que en Japón el sashimi y otras preparaciones de mariscos y pescados gobiernan la gastronomía.

¿Cómo podemos mejorar los marinados?

  • No marines carnes ni pescados a temperatura ambiente: Por cuestiones de seguridad alimentaria, debes hacerlo en frío, o de lo contrario, podrían proliferar las bacterias y causar la aparición de enfermedades o problemas gastrointestinales.
  • No escatimes con la cantidad: Mejor que sobre que que falte, ya que muchas preparaciones pueden absorber gran cantidad de líquido y algunos trozos de tu receta podrían quedarse secos y menos sabrosos. Si preparas exceso de marinado, siempre puedes guardarlo durante unos días para destinarlo a otros platos.
  • Experimenta con tus propios trampantojos e ideas culinarias: Algunas recetas vegetarianas nos invitan incluso a marinar la sandía para que se parezca al atún marinado. En definitiva, no tengas miedo. Rebusca en tus libros de recetas, ahonda en la cultura culinaria de otros países y hazte con una buena colección de especias en la despensa.
  • Las proporciones no suelen ser exactas, sino al gusto: Un buen marinado suele tener un componente ácido -como el vinagre o el jugo de limón, que contrastan de forma excelente con los alimentos ahumados-, un aceite, condimentos y sal al gusto. Pero la proporción y las hierbas añadidas son cosa de cada cual. Cilantro, pimienta, chile, hierbas provenzales, vinagre balsámico, miel, mostaza, perejil, lima…¡las combinaciones son infinitas!
  • No uses los marinados ácidos durante muchas horas: Los ácidos cítricos como el jugo de lima o limón pueden desnaturalizar la capa externa de los alimentos si se dejan reposar durante demasiado tiempo. Tampoco se recomienda posar la receta en papel de aluminio.
  • Considera el tamaño del corte para el marinado: Unos cubos de tofu pequeños o carnes delicadas como el pescado necesitarán mucho menos tiempo de marinado que por ejemplo la carne roja, que puede requerir entre dos y cuatro horas. Un consejo de los chefs es marinar durante la noche, incorporando el zumo de limón al día siguiente.
  • Al rico aceite: El aceite es un elemento especialmente responsable de facilitar el proceso de aromatización de los diferentes condimentos para dotar de sabor a los alimentos marinados, así como un excelente conservante natural. Recuerda que es sano y uno de los principales pilares de la dieta mediterránea.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.