Tecnología

5 ventajas de tener un coche viejo que probablemente desconoces

5 ventajas de tener un coche viejo que probablemente desconoces

No deberías preocuparte por tener un coche viejo. Mientras pase la ITV y funcione adecuadamente, comporta numerosas ventajas como las que repasamos en este artículo.

Con este ranking queremos presentarte cinco ventajas de tener un coche viejo, una serie de beneficios que puedes disfrutar cuando conduces un automóvil con unos cuantos años a sus espaldas. Y no, no estamos hablando de coches clásicos apreciados por los aficionados, en este caso nos referimos a modelos con unos 10 años o menos.

Trucos para abrir tu coche si has perdido las llaves o te las has dejado dentro

De esta forma, disfrutarás de prácticamente todo lo que puedes encontrar en un vehículo actual pero a cambio de una suma muy inferior. Porque todo el mundo tiene claro que los coches nuevos son más eficientes y más seguros si los comparamos con los de las décadas de 1980 o 1990. Pero esa diferencia no es tan grande cuando hablamos de coches viejos más modernos, los fabricados por ejemplo a partir del año 2005.

A continuación te dejamos cinco de las ventajas de tener un automóvil antiguo. Y por si acabamos convenciéndote, es más que probable que te interese echar un vistazo a listas como esta de los 20 coches usados más fiables por menos de 3.000 euros o a esta otra con los coches usados más fiables de 2017.

Olvídate de la depreciación

Depreciar

Lejos de ser tu mayor enemigo, como sucedería con un coche nuevo, cuando hablamos de automóviles antiguos la depreciación se convierte en tu mejor aliado. En el mercado de vehículos de ocasión puedes acceder a modelos de toda clase por una fracción de lo que costaban cuando eran nuevos, especialmente si tienen unos cuantos años. Y lo mejor de todo es que si optas por uno que esté lo suficientemente depreciado, es más que probable que cuando te deshagas de él puedas recuperar todo el dinero que te has gastado al adquirirlo. Intenta hacer eso con uno nuevo.

Aparcas sin preocupaciones

Aparcar

Toda precaución es poca cuando te dispones a dejar aparcado tu flamante coche nuevo. No quieres que ningún desalmado marque su inmaculada pintura con la puerta de su vehículo. Tampoco buscas que el habilidoso de turno aparque a oído usando tu modelo como referencia. Con un coche viejo no tienes tantas preocupaciones. Por supuesto que esto te puede molestar y fastidiar de igual modo, pero no es lo mismo encontrarse con un roce en un automóvil con 10 años que no te ha costado mucho que en uno con semanas de vida y por el que además seguramente has pagado una pequeña fortuna.

Aprendes mecánica

Mecánica

En un vehículo nuevo, si algo se estropea, generalmente solo tienes que llevarlo al taller y esperar a que lo reparen en garantía. Pero cuando tienes un vehículo con unos cuantos años, sufrir una avería puede traducirse en una reparación tan costosa como el valor del propio automóvil. Así que llegado ese caso tienes varias opciones, como por ejemplo, deshacerte del coche y comprar otro usado por lo que te hubiera costado arreglarlo o ponerte manos a la obra e intentar repararlo tú. Así no solo te ahorrarás un pico, especialmente si tu modelo es bastante común y puedes encontrar repuestos usados con facilidad en un desguace, es que también aprenderás mecánica. Con la información que puedes encontrar en internet puedes hacer prácticamente de todo aunque eso sí, tendrás que tener mucha paciencia.

Menos distracciones al volante

Volante

Esta probablemente sea la ventaja más relativa de los coches viejos frente a los nuevos, sobre todo porque depende mucho del modelo concreto del que hablemos y del usuario. Pero lo decimos porque como cada vez los automóviles llevan más y más equipamiento, especialmente en lo referente al entretenimiento, al usar un modelo más antiguo no disfrutarás de tantas funcionalidades y por lo tanto, tendrás menos probabilidades de distraerte mientras conduces.

Haz realidad tu sueño

Sueño

El quinto y último punto de las ventajas de tener un coche viejo está estrechamente relacionado con el primero de todos, con la depreciación. Porque puede que sea un modelo antiguo, pero poco importará si es el automóvil con el que has soñado durante años, el que nunca pudiste tener porque resultaba demasiado caro y que ahora sí te puedes permitir. Eso sí, tienes que tener muy presente que si se trata de un modelo exclusivo, como alguno de los que tienes en la galería superior, usarlo y tenerlo siempre en perfecto orden de marcha puede costarte mucho dinero.

*Artículo original publicado por Ignacio de Haro en Autobild.es

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.